La huelga que protagonizan los técnicos sanitarios afecta cada más a la sanidad pública. En los departamentos de rayos x, las citas llevan un retraso de un mes y medio, lo que está provocando situaciones  bastantes grotescas para algunos pacientes.

Fuentes sanitarias han asegurado a 20 minutos que algunos pacientes que acuden a quitarse una escayola, regresan a casa sin conseguirlo, ya que a falta de personal para realizar las placas radiológicas, el médico no puede comprobar el restablecimiento de las roturas de huesos. De esta forma, la inmovilización y los partes de baja se van alargando para estos pacientes.

En el área de anatomía patológica, las cosas no van mejor.

Las biopsias y citologías programadas sufren atrasos de hasta tres meses.

Citas «sine die»

Hace dos semanas, los hospitales y centros de salud tuvieron que tirar a la basura miles de muestras que esperaban para ser analizadas.

Sin embargo, la semana pasada los centros de salud alicantinos cambiaron de táctica y desconvocaron a los pacientes que tenían cita para realizar analíticas, de tal modo que 1.500 de ellos tendrán que esperar a que se solucione la situación.

Cuando se trata de casos urgentes, les recomiendan ir a los servicios de urgencias de los hospitales, donde los servicios mínimos tan sólo tienen capacidad para analizar las muestras de los enfermos ingresados.

 En el hospital de Orihuela han comenzado incluso a mandar las muestras de los análisis a centros sanitarios privados para descongestionar el servicio.

Incrementan los servicios mínimos

Las dos federaciones de la Comunidad Valenciana que aglutinan a los sanitarios técnicos en huelga han decidido denunciar a la Conselleria de Sanidad por incrementar los servicios mínimos sin su autorización. Aseguran que hace 10 días, la Conselleria remitió una orden a todos los hospitales para doblar el servicio, y rompió así el pacto que firmaron antes de la huelga. Los sindicatos califican el hecho «de un claro boicot contra nuestras reivindicaciones».