Si usted conduce uno de los más de 41.000 vehículos que cada día entran, salen o cruzan la ciudad por la A-4, lo sabrá bien: es la vía más concurrida de Córdoba. Sobre todo, el tramo de la autovía que discurre entre la cuesta del Espino y la capital. En los últimos dos años su volumen de tráfico ha crecido en casi 10.000 vehículos diarios. Son los últimos datos del tráfico de las carreteras del Estado (2005- 2003).

La nueva ronda

El más significativo de ellos, sin embargo, corresponde al enlace de la N-VI con la carretera de la sierra (Cerro Muriano). Hace poco más de un año que se desdobló para convertirlo en circunvalación y desde entonces el tráfico de este tramo, ahora la CO-31, se ha triplicado. 18.000 vehículos recorren este trayecto cada día, frente a los 6.000 que circulaban hace dos años.

La entrada por la avenida del Aeropuerto también está más saturada cada día. Su tráfico diario ha pasado de 9.100 a más de 14.000.

Sin duda, después de la nacional, el cada día mayor número de personas que acceden en coche al campus de Rabanales de la Universidad y a Las Quemadas convierten este acceso en el segundo más transitado. Por esta carretera se pasan cada día 37.300 vehículos (4.000 más en un año). De ellos, casi 6.000 son camiones.