La plaza de Pontevedra, nada limpia
. M. Fuentes
Ahí, entre pintadas y papeles, eso de la limpieza suena casi a utopía.