El Príncipe de Asturias dice que la Constitución y la Corona garantizan el futuro de España

El Príncipe de Asturias explicó que la Constitución, unida al "impulso integrador de la Corona", es el marco "más sólido" para acometer "con éxito" el futuro de España "de forma unida, solidaria y respetuosa" con la riqueza de su "pluralidad y diversidad territorial".
El Príncipe entrega su premio a Fernando Alonso (Efe).
El Príncipe entrega su premio a Fernando Alonso (Efe).
EFE

En su discurso durante la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, Don Felipe reafirmó su compromiso con los valores e ideas en que se asienta la democracia y la Monarquía parlamentaria, tras recordar que la Corona promovió desde su inicio "la devolución de la soberanía nacional al pueblo español y el pacto constitucional".

La Constitución es una extraordinaria obra política y jurídica, edificada con amplísima generosidad
Afirmó que estos años "transcendentales" han transcurrido "bajo la inspiración, la guía y el amparo" de la Constitución, a la que definió como "una extraordinaria obra política y jurídica edificada con ejemplar responsabilidad, profundo sentido de Estado y una amplísima generosidad".
"Esa voluntad tan firme de construir una España mejor, la España de todos y para todos, hizo posible una histórica reconciliación, desterrando las disputas endémicas de nuestra pasada historia constitucional y estableciendo la arquitectura política de la España de hoy", afirmó Don Felipe.

A su juicio, "preservar y acrecentar ese inmenso e irrenunciable patrimonio constituye una responsabilidad histórica de las generaciones actuales y venideras".

Al referirse al XXV aniversario de los Premios Príncipe, Don Felipe se refirió a los galardonados este año en las ocho categorías que anualmente otorga la Fundación Príncipe de Asturias.

Reconocimiento a los premiados

Así, de la magistrada francesa Simone Veil (Cooperación Internacional), reconoció su trabajo al frente de la Fundación para la Memoria del Holocausto "para que no se olviden las atrocidades cometidas contra tantos millones de personas" y lograr que Europa sea un "lugar de libertad, paz y respeto a la dignidad humana".

El deporte, afirmó también el Heredero de la Corona, "se convierte en un gran ejemplo cuando se ejerce de manera "sacrificada y valiente", como en el caso del piloto asturiano Fernando Alonso, el galardonado más joven de la historia de los premios.

Don Felipe alabó también la capacidad del politólogo italiano Giovanni Sartori (Ciencias Sociales) de "explorar el mundo con clarividencia" y de "iluminar" con sus reflexiones temas tan controvertidos como la superpoblación mundial o la inmigración.

Reconoció también la labor de los seis grandes institutos culturales europeos (Comunicación y Humanidades) en la difusión de las lenguas, que "han sido y seguirán siendo un factor primordial de convivencia y aproximación entre seres humanos".

Añadió que ese premio "se funde de manera maravillosa" con el de las Letras, concedido a la escritora brasileña Nélida Piñon, en la que se premia "a su país y a toda Iberoamérica, sin la cual no se explicaría la vida y la obra de esta escritora" con la que la lengua portuguesa entra por la "puerta grande" de los Premios Príncipe.

Los trabajos sobre el cerebro desarrollado por el neurobiólogo Antonio Damasio (Investigación) llevaron al Príncipe a recordar con "inmensa gratitud y admiración" la figura del nobel español Severo Ochoa, del que este año se celebra el centenario de su nacimiento, por su relación con la Fundación y sus aportaciones a la ciencia.

Don Felipe mostró también su deseo de que el reconocimiento a las bailarinas Tamara Rojo y Maya Plisetskaya (Artes) sirva de estímulo para los bailarines españoles y para que se preste más atención a la danza en España.

A las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul (Concordia) el Príncipe las identificó con "la entrega y la caridad de los corazones más nobles" a la hora de hacer frente a la pobreza, la enfermedad, la injusticia o la desigualdad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento