SWORD
Este modelo, apodado SWORD, podría ser el primer robot soldado armado en entrar en combate. Mike Derer/AP
El ejército del futuro ya está en marcha. La armada americana trabaja en los últimos modelos de robots soldados. Un proyecto en el que se están invirtiendo billones de dólares y que según ha anunciado el Pentágono podría estar implantado en menos de una década.

Según un reportaje publicado hoy en el New York Times, en un primer momento estos robots funcionarán por control remoto, pero a medida que se avance en su tecnología, verán, pensarán y reaccionarán como los seres humanos, adquiriendo cada vez una mayor autonomía.


Los robots soldados todavía no luchan en el campo de batalla, pero centenares de 'hermanos' suyos ya son utilizados para rastrear minas en Irak o como centinelas. Está previsto que en abril llegue a Bagdad una versión armada del “desactivador de bombas” capaz de disparar 1.000 veces por minuto.

No tienen hambre, no tienen miedo, no olvidan órdenes y no se preocupan de si su compañero acaba de ser disparado

Gordon Johnson, miembro del Pentágono, se refería así a esta nueva generación de soldados: “No tienen hambre, no tienen miedo, no olvidan órdenes y no se preocupan de si su compañero acaba de ser disparado. ¿Pueden hacer el trabajo mejor que los humanos? Sí.”.

Además de todas estas ‘ventajas’ relatadas por Johnson, estos soldados mecanizados podrían costar una décima parte de lo que le cuesta a EE UU un soldado convencional.

Uno de los objetivos que persiguen los investigadores que trabajan en el perfeccionamiento de estos robots soldados es alcanzar la visión que en 1980 Isaac Asimov plasmó en el libro Yo, Robot, recientemente adaptado al cine: crear una máquina con apariencia y actitudes humanas.

De momento, la capacidad asesina de estos soldados mecanizados va en contra de los tres mandamientos que Asimov formuló en su día para los robots:

1- No matarás personas.
2- Obedecerás a las personas a menos que esta regla vaya en contra del mandamiento 1.
3- Te defenderás a no ser que esto vaya contra las reglas 1 y 2.