Los etarras 'Txapote' y 'Amaia' se niegan a declarar, charlan y ríen en pleno juicio

  • Ha ocurrido durante el juicio por el asesinato del concejal del PP José Ignacio Iruretagoyena cometido por ETA en 1998.
  • El fiscal ha pedido para ellos 61 años de cárcel.
Los etarras Javier García Gaztelu, 'Txapote', e Irantzu Gallastegi Sudupe, 'Amaia', durante el juicio celebrado este jueves en la Audiencia Nacional.
Los etarras Javier García Gaztelu, 'Txapote', e Irantzu Gallastegi Sudupe, 'Amaia', durante el juicio celebrado este jueves en la Audiencia Nacional.
Sergio Barrenechea / EFE

Un total de 61 años de cárcel por la muerte del concejal del PP José Ignacio Iruretagoyena. Ha sido la pena exigida por el fiscal durante el juicio celebrado este jueves en la Audiencia Nacional por el asesinato del político cometido por ETA en 1998 en Zarauz (Guipúzcoa). El fiscal solicita también una indemnización de 300.000 euros para la viuda e hijos de la víctima, cantidad que el abogado que representa a la familia eleva a un millón de euros.

En el banquillo de los acusados se han sentado los etarras Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote' y su compañera sentimental Irantzu Gallastegi Sudupe, 'Amaia'. Ambos se han negado a declarar y han sido reprendidos varias veces por estar charlando en el transcurso de la vista.

Cuando el magistrado les ha pedido que guardaran silencio, 'Txapote' ha replicado que "eso está en nuestra mano y no en la suya", por lo que Hurtado ha ordenado retirar a 'Amaia' del recinto blindado para sentarla en la sala, aunque los dos procesados han seguido comunicándose mediante gestos durante toda la sesión.

Finalmente, el juez ha expulsado a la procesada de la sala después de que se levantara a abrazar a Escudero cuando éste entraba para declarar como testigo; aunque los policías se han confundido y la han devuelto a la sala blindada, donde su compañero la ha recibido con risas y un beso.

Éste no es el primer juicio en el que García Gaztelu y Gallastegi -que cumplen actualmente condenas que suman 307 y 160 años de cárcel, respectivamente- se sientan juntos en el banquillo de los acusados, pues ya fueron juzgados en 2006 por los asesinatos del concejal del PP Miguel Ángel Blanco y del edil socialista José Luis Caso.

Once años de silencio

La viuda de Iruretagoyena ha explicado ante el tribunal que no había contado a sus hijos cómo murió su padre hasta este año, cuando el mayor de ellos ha cumplido dieciséis, y que aún no se lo ha dicho al pequeño, que tiene trece. "No lo hice antes porque necesitaba estar yo bien, y no estaba bien", ha afirmado la mujer durante el juicio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento