Rubia, espumosa y de importación

Los ‘irish pub’ ofrecen, además de un ambiente internacional, variedad de cervezas distintas a las habituales.
La Taberna del Irlandés, uno de los locales granadinos típicamente cerveceros.
La Taberna del Irlandés, uno de los locales granadinos típicamente cerveceros.
Rafael Cros
Para algunas personas la cerveza es casi una religión. La amplísima gama de cebadas, trigos y otros cereales fermentados en agua da lugar a múltiples sabores, aromas y matices especialmente apreciados por los entendidos en la materia.

En la Taberna del Irlandés, cerca de Plaza Nueva, se puede disfrutar de sus 75 variedades. Frecuentada por público joven y extranjero, permite elegir entre una veintena de cervezas belgas, una docena de alemanas u otras más exóticas, como la argentina Quilmes o la japonesa Kirin.

Más acogedora y con un toque mucho más guiri podemos hacer lo propio en el Finnegan’s, un pub irlandés  en toda regla en la calle Pintor Zuloaga. Para los no iniciados, Simon Cámara, dueño del pub, recomienda las típicas ale, «desde la dulce Newcastle a la más tradicional Bass, sin olvidarnos de las mejores rubias, como la alemana Grimbergen o la cerveza checa, la mejor pilsener jamás inventada», afirma.

* Taberna del Irlandés. Calle Almireceros, 9. Botellines, desde 2,5 euros. Pinta, 3,6 euros.

Finnegan’s. Pintor Zuloaga, 9. Media pinta, 2,5 euros.

Una bebida muy deportiva

El Finnegan’s cuenta con detalles típicamente deportivos, como las camisetas originales firmadas por jugadores extranjeros de fútbol y rugby. La importancia de estos eventos es primordial en el pub, ya que son frecuentes los encuentros deportivos donde multitud de extranjeros se reúnen para disfrutar de la Premier League o el Seis Naciones de rugby, tanto a media tarde como incluso a primera hora de la mañana, cuando otros toman café.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento