Nieve en las estaciones de esquí.
Anayet, en la estación de Formigal.

La temporada de nieve arranca el viernes día 4 con unos 150 kilómetros de pistas listas para esquiar. Después de dos semanas de incertidumbre y tras las copiosas nevadas caídas desde el martes, las estaciones de invierno ultiman todos los detalles para abrir coincidiendo con el puente de la Constitución.

Sólo las instalaciones del grupo de Aramón presentan ya 135 kilómetros esquiables, mientras que Candanchú y Astún, que ya han anunciado también que abrirán para el puente, están pendientes todavía de los partes de nieve para concretar sus cifras.

Ayer seguían trabajando en el acondicionamiento de las estaciones invernales más de una veintena de máquinas y unas 300 personas para poner a punto las pistas.

Fuera de pista, en localidades como Jaca o Sallent de Gállego, la nieve seguía provocando ayer problemas en carreteras y caminos.

Formigal será la instalación que más extensión de nieve ponga a disposición de los esquiadores, con 77 kilómetros distribuidos entre 61 pistas y 21 remontes. En Panticosa habrá 35 kilómetros, en Cerler 20 y en Valdelinares abrirán 4 pistas con espesores de entre 15 y 50 centímetros. Javalambre se estrenará en principio sólo para uso turístico debido a la falta de nieve. Los mayores espesores de nieve se registran en Panticosa, con hasta 150 centímetros de calidad nieve polvo.

El inicio de la temporada de esquí traerá múltiples novedades este año, desde el snowpark más grande de Europa de Cerler (con más de 2,5 km de longitud) hasta los trineos nocturnos de Formigal, nuevos puntos de restauración y nuevas fiestas relacionadas con la Navidad. Este año se podrá acceder también a los bonos conjuntos para utilizar las siete estaciones de invierno de Aragón, con precios que oscilan entre los 199 del abono de cinco días y los 742 del de temporada.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.