Sierra de Collserola.
El futuro parque extiende sus dominios a nueve municipios del área metropolitana. ARCHIVO

La Generalitat de Catalunya ha iniciado los trámites de información pública sobre el Decreto de declaración del nuevo Parque Natural de la Serra de Collserola, que durará 45 días, lo que supone la puesta en marcha de uno de los trámites finales para lograr que la nueva normativa de protección esté lista durante el primer semestre de 2010, informa la Consellería de Medio Ambiente.

El punto más alto del parque es el Tibidabo, con 512 metros sobre el nivel del marLa propuesta de Decreto pretende ampliar el espacio del parque (actualmente regido por un Plan Especial de Interés Natural (Pein) en cerca de 700 hectáreas, además de mejorar la protección del patrimonio natural. La declaración de Parque Natural supone una mejor conservación.

La Serra de Collserola es la frontera natural de Barcelona en su extremo norte, y con su vegetación mediterránea y cerca de 190 especies de vertebrados en la zona, que se extiende entre los ríos Besòs y Llobregat, está considerado como el pulmón más importante de la ciudad. Su punto más alto es el Tibidabo, con 512 metros sobre el nivel del mar.

Además, el futuro parque extiende sus dominios hasta nueve municipios del área metropolitana, que con la nueva regulación verán limitadas sus posibilidades urbanísticas en la zona: Sant Cugat del Vallès (1.865 hectáreas), Barcelona (1.637), Cerdanyola del Vallès (1.390), Molins de Rei (949), Sant Feliu de Llobregat, El Papiol, Sant Just Desvern, Montcada i Reixac y Esplugues de Llobregat.

El Decreto, sometido por el momento a información pública, modifica los límites en 21 sectores para mejorar la conectividad de los espacios naturales y su funcionalidad ecológica, mediante la ampliación desde las 7.515 hectáreas actuales hasta las 8.262.

El Decreto está sometido por el momento a información públicaDentro del futuro parque destacarán dos sectores con "valores naturales excepcionales", según la Conselleria, como son la Font Groga (112 hectáreas), por la presencia de robles "de gran valor", y la Rierada-Can Balasc (379), por contar con un bosque de ribera propio de la sierra litoral catalana.

El Decreto prevé también la creación de espacios de regulación especial (ERE), por tener una mayor vinculación con la trama urbana (ya sea por la presencia de edificaciones o por enlazar con espacios verdes) que, en cualquier caso, estarán sujetos a lo que determine la nueva normativa y por tanto no contarán con una salvaguarda para construir más.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.