El Fiscal General del Estado en su intervención en el III Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica reclamó paciencia ante la "lentitud" de resultados de la Ley Integral contra la Violencia de Género. "Su éxito sólo será mensurable desde una proyección histórica", concretaba Conde-Pumpido.

La reinserción de los maltratadores es la gran asignatura pendiente de la Ley Integral

Sin embargo, el análisis de los primeros cuatro años de normativa permite revelar su talón de Aquiles. Los agentes sociales coinciden al reprochar la ausencia de medidas de rehabilitación a personas condenadas a penas de cárcel por violencia machista.

"La reinserción de los maltratadores es la gran asignatura pendiente de la Ley Integral". Los datos ratifican las críticas vertidas por Soledad Cazorla, fiscal de la Sala de Violencia sobre la Mujer: sólo el 11,5% de los maltratadores presos sigue el tratamiento de rehabilitación.

Casi 4.000 presos por violencia machista

En las cárceles españolas hay 3.852 hombres que cumplen condena por delitos relacionados con la violencia doméstica y sólo 442 de estos presos participan en estos cursos de carácter voluntario, según los últimos datos de Instituciones Penitenciarias.

Fuentes gubernamentales reconocen la dificultad para reeducar a estas personas y señalan tres motivos: la prisión produce belicosidad añadida, son agresores en fase "tardía" y el ambiente carcelario podría cuestionar la "masculinidad" de los asistentes a  los cursos de reinserción.

Programas obligatorios

El fracaso de participación no es extrapolable a los programas obligatorios que se imparten a personas condenadas a penas inferiores a dos años. Pablo Cuéllar, responsable de uno de estos cursos de la Audiencia Provincial de Alicante, confirma una eficacia del 95%.

El ambiente carcelario podría cuestionar la "masculinidad" de los asistentes a los cursos de reinserción

De 1.500 personas que asistieron al programa desde 2005, sólo 75 reincidieron en los dos primeros años. El lapso de tiempo coincide con el periodo de mayor riesgo.

Mientras los agentes sociales presionan para que se desarrolle un "modelo homologado" de intervención en personas condenadas por malos tratos, el Ministerio de Igualdad incide en las medidas preventivas.

El Gobierno habilitará este viernes el teléfono de orientación a los hombres, el 900 21 00 21, que será gratuito y al que podrán dirigirse quienes quieran resolver cuestiones sobre igualdad, de lunes a viernes, y de 9.00 a 23.00 h.

La iniciativa, con un presupuesto anual de 420.000 euros, pretende resolver "la falta de información ante este tipo de problemas", matizó en rueda de prensa Miguel Lorente, delegado del Gobierno para la Violencia de Género.