Carteles del sí al referendum en Suiza
Carteles del sí al referendo sobre los minaretes en Suiza. EFE

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, condenó este martes la decisión de prohibir los minaretes en las mezquitas de Suiza, que fue aprobada el pasado domingo en un referéndum, y la calificó de "discriminatoria" y contraria a las obligaciones de Suiza en materia de derechos humanos. No tengo ninguna duda en condenar la ola anti extranjera que ha caracterizado a las campañas políticas

"He dudado en condenar un voto democrático, pero no tengo ninguna duda en condenar la ola anti extranjera que ha caracterizado a las campañas políticas en algunos países, entre ellos Suiza, y que ayuda a que se produzcan resultados como éste", lamentó Pillay en un comunicado.

Un 57,7% de los suizos aprobó esta iniciativa, que la alta comisionada de la ONU considera "discriminatoria, profundamente divisoria y un paso extremadamente desafortunado por parte de Suiza", agregó.

La alta comisionada admitió que el Gobierno suizo no apoyó la iniciativa, lanzada por dos partidos de la derecha nacionalista, aunque lamentó los argumentos falaces usados en la campaña electoral por sus partidarios, que explotaron el miedo al Islam.

Un modelo intercultural

"La política basada en la xenofobia o la intolerancia es extremadamente preocupante, donde quiera que ocurra. A veces se dirige contra los miembros de una determinada religión, como es el caso. Otras veces contra gente de diferente raza u origen étnico. Esto es corrosivo, y a partir de cierto momento, puede convertirse en peligroso", advirtió. La política basada en la xenofobia o la intolerancia es extremadamente preocupante

Por su parte, la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración de España, Consuelo Rumí, afirmó este martes que no comparte la decisión de Suiza, aunque señaló que no es un debate que haya que trasladar a España porque "afortunadamente no vivimos esta situación".

Rumí precisó que el Gobierno español ha impulsado un modelo intercultural que favorece la cohesión social y la igualdad de oportunidades entre extranjeros y autóctonos.