Una clase de luz y buen ambiente

Los niños de la unidad oncológica del Virgen del Rocío preparan ya la Semana Santa
Los varales ya están fijados para sostener el palio.
Los varales ya están fijados para sostener el palio.
Foto
Montse busca en un libro los colores necesarios para pintar su Virgen de barro como la Macarena. Ángela prepara junto con su padre los varales de su paso de palio. Mientras, los demás trabajan duro en hacer las flores de papel para todos los pasos. Se trata del día a día del cole habilitado en la planta oncológica del hospital Virgen del Rocío, que, en estas fechas, prepara una muestra de pasos de Semana Santa.

Ana Delis es la profesora. No sólo es experta en pasos en miniatura, sino también en casetas de feria, belenes, e incluso, murmuran algunos padres, «se ha llegado a disfrazar de Virgen para animar a los niños en esta actividad». Según la mayoría de los familiares, «ella es el alma del hospital, tiene muchos recursos».

En esta sala hay niños de todas las edades, desde los pocos meses hasta los doce o trece años. Acuden a la sala a diario, en horario escolar, a desarrollar actividades que suplan las que no pueden realizar en sus colegios mientras que están ingresados.

Los alumnos no sólo son los niños; sus padres, familiares y voluntarios de Andex (Asociación de Padres de Niños con Cáncer) también colaboran en este proyecto que todos conocen como «las clases de Ana». Son algo más que el aula de un colegio donde se aprenden matemáticas, inglés o lengua. Ana les da las claves para compartir la alegría, les enseña a disfrazarse en los días duros y a apreciar la música en los días menos soleados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento