Un hombre de 36 años, con numerosos antecedente delictivos, fue detenido el miércoles en la comarca del Bidasoa acusado de infligir malos tratos tanto físicos como psíquicos a su ex-esposa. La víctima denunció, además, que el agresor inducía a sus hijos, menores de edad, a cometer actos delictivos y a consumir drogas.

El detenido volvió al piso familiar pese a estar divorciadoSegún informó el Departamento vasco de Interior, tal y como se desprende de la denuncia recogida, los malos tratos sufridos por la mujer se habían vuelto a suceder en los últimos dos meses en el domicilio familiar al que había vuelto su ex marido, a pesar de estar divorciados. En ese tiempo, la víctima había sido objeto de insultos, vejaciones y maltrato psicológico, además de alguna agresión física por parte de su ex marido.

Este, según el relato de la mujer, hacía partícipe a uno de sus dos hijos, ambos menores de edad, de actividades delictivas, tales como la comisión de robos, y en ocasiones les facilitaba e inducía a consumir sustancias estupefacientes que, además, les obligaba vender en el mercado clandestino.

Agentes de la Ertzaintza procedieron a la detención del hombre. Una vez finalizadas las correspondientes diligencias, el arrestado fue puesto a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.