Jean Claude Trichet
El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet. REUTERS

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, aseguró este lunes que la reformas estructurales "no se pueden ni evitar ni posponer" en España, además de que ve necesario reformar el mercado laboral y fusionar 15 cajas. En España existe la necesidad de que se moderen los salarios para que la economía gane competitividad

El presidente del BCE, que alabó al sector financiero español y lo calificó de "fuente de fuerza y orgullo nacional", avisó de que en España existe la necesidad de que se moderen los salarios para que la economía gane competitividad, al tiempo que deben darse incentivos para desarrollar el conocimiento. Asimismo, abogó por una mejora en el sector de los servicios y de los contratos laborales.

Con esta reforma, Trichet, que intervino en la Convención Anual Financiera organizada por la Asociación de Mercados Financieros, aseguró que la economía será más productiva y ello ayudará a reducir la dependencia de España en la financiación externa.

Insistió en que es "prematuro" decir que la crisis ha acabado y advirtió de que en los próximos años la deuda pública será mayor que en el pasado, por lo que habrá que hacer un esfuerzo en la consolidación fiscal. España tendrá que asegurarse de mantener su credibilidad fiscal respetando los requisitos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE, que limita al 3% del PIB el déficit público.

Ajustes necesarios

Las entidades españolas crearon antes de la crisis "una buena serie de almohadones" que ha sido una ayuda durante la recesión, aunque serán necesarios ajustes. Señaló que seguirá subiendo la tasa de morosidad así como estrechándose los márgenes, por lo que abogó por reducir de forma más estricta los costes, lo que podría producirse con la reestructuración del sector.Seguirá subiendo la tasa de morosidad así como estrechándose los márgenes

Para el presidente del banco emisor europeo, España debe acometer las reformas estructurales pensando "en su pasado coherente y de éxito constante" desde que entró en la UE, y añadió que para ello puede basarse en una mano de obra joven y cualificada y en sus instituciones sólidas.

Añadió que la economía española "hoy por hoy" se acerca al "más alto nivel económico y social del mundo entero", pero advirtió de que antes de que comenzase la crisis el patrón de crecimiento no era sostenible.

En cuanto a la labor del BCE, explicó que el organismo seguirá trabajando para evitar las tensiones inflacionistas y mantener los precios "por debajo, pero cerca" del 2%. Respecto a los tipos de interés, actualmente en el 1%, volvió a considerar que para el organismo están en el nivel "adecuado".

Asimismo coincidió con el Banco de España en que una reforma del mercado laboral ayudaría "considerablemente" a la mejora de la economía española, al igual que lo haría la reordenación del sector financiero, en el que cree necesario que 15 cajas de ahorro se fusionen. Trichet consideró que España está "en la misma situación que otros países", aunque quizá "con el desafío particular del sector de la construcción".