La familia Al Nahyan, que gobierna los Emiratos Árabes, está interesada en comprar Villa Certosa, la mansión del presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, en la isla de Cerdeña, donde invitaba a los líderes mundiales y celebraba sus famosas fiestas con decenas de chicas, según el diario italiano Il Corriere della Sera, que asegura que el emirato ha ofrecido 450 millones de euros.

La residencia, de 4.000 metros cuadrados, está en un parque natural de 80 hectáreas y con un lago artificial de dos hectáreas

El diario milanés añade que la venta se podría cerrar en los próximos días, cuando Berlusconi viaje a los Emiratos y se entreviste con el jefe de estado, el jeque Jalifa bin Zayed al Nahayan.

El agente Claudio Giuntoni, que se ocupa de los asuntos inmobiliarios de Berlusconi, no confirmó ni desmintió que existan negociaciones para la venta de la que hasta hoy es la joya residencial del presidente del Gobierno.

Il Cavaliere ha decidido vender la casa, afirma el diario, después de la que consideró una "violación de su intimidad", tras conocerse la existencia de miles de fotografías de sus guateques en Villa Certosa.

Mansión de lujo

La residencia está formada por tres casas, de un total de 4.000 metros cuadrados, construidas en un parque natural de 80 hectáreas y con un lago artificial de dos hectáreas.

El último capricho de Berlusconi para su mansión había sido la construcción de un huerto con miles de plantas aromáticas medicinales.

Berlusconi también construyó al borde del mar un anfiteatro con capacidad para 300 personas, lo que en su momento causó polémicas debido a que en la zona rige una intransigente ley de costas que prohíbe construir o modificar el terreno a menos de dos kilómetros de la costa.

El jefe de Gobierno se amparó también en razones de seguridad para la construcción de un embarcadero privado, que se conecta a través de un túnel con la casa.