La madre de Sandra Palo, la menor de Getafe que fue raptada, violada y asesinada en 2003, expresó este miércoles que no tiene ninguna confianza en la Justicia después de que, Rafael G. F., alias Rafita, que fue condenado por la muerte de su hija a cuatro años de internamiento y tres años de libertad vigilada, cometiera el pasado mes de junio un robo, hecho que según ella, demuestra que "no está vigilado".

Si te dan libertad vigilada es para que estés vigilado, por lo que no es posible cometer un robo

En declaraciones en los exteriores del Juzgado de Menores de la Comunidad de Madrid, donde este miércoles compareció el joven, que ahora tiene 21 años, por este delito de robo, María del Mar afirmó que "si te dan libertad vigilada es para que estés vigilado", por lo que no es posible "cometer un robo".

Visiblemente emocionada, la madre de Sandra Palo criticó que de la Justicia se puede "esperar cualquier cosa", incluso que a Rafita "le hagan cumplir la sanción impuesta". "No creo que el juez ni le eche una multa ni le pase a la cárcel", se lamentó.

Como "un caballo desbocado"

María del Mar subrayó que deseaba estar presente en la comparecencia del asesino de su hija, aunque reconoció no saber muy bien qué hacer en ese momento porque se encuentra como "un caballo desbocado".

La madre de Sandra Palo se mostró contrariada pues el presunto delito que Rafita cometió en el mes de junio pasado se produjo durante el periodo de 3 años de libertad vigilada que marcó la sentencia, algo que viene a confirmar sus críticas sobre la reinserción de los asesinos de su hija.

Además, informó de que la Administración Pública aún no le ha abonado el dinero de ayuda a las víctimas que estableció el juez en la sentencia del caso Sandra Palo, una indemnización "que no es agradable de coger", precisó.

Consulta aquí más noticias de Madrid.