La televisión enseña sus entrañas

  • Se acabaron los tiempos en que ver una cámara era un fallo de realización: los programas enseñan sus bambalinas.
  • Cámaras, regidores o directores dejan el anonimato y son incluidos en los programas como parte activa del equipo.
  • El objetivo de esta tendencia a mostrar las entrañas de la televisión es hacer los espacios más naturales y cercanos al espectador.
'Sálvame', un espacio dado a mostrar sus bambalinas.
'Sálvame', un espacio dado a mostrar sus bambalinas.
TELECINCO

El programa comienza y una voz en off anuncia al presentador mientras se ve cómo este, fuera del plató, se coloca bien la ropa y se prepara para salir. Esta imagen, que se puede ver cada día en Sálvame, el programa vespertino de Telecinco. No es un fallo de realización, es una nueva tendencia: mostrar las entrañas de la televisión.

Aunque no es un fenómeno nuevo, de un tiempo a esta parte hay una tendencia que lleva a los programas a mostrar el cómo se hace, a añadir a los estudios de televisión un nuevo campo, una nueva dimensión más cercana y desenfadada. Así, y mayoritariamente en los programas de entretenimiento, podemos ver cómo trabajan los regidores o los cámaras, los controles de realización, las zonas oscuras de los platós, llenas de cableado y cachivaches amontonados...

Crónicas Marcianas, que se emitió en Telecinco entre 1997 y 2005, fue un espacio pionero en eso de mostrar la tramoya televisiva. Jorge Salvador fue uno de los artífices de aquella liberación, aunque explica a 20minutos.es que fue Javier Sardá, el presentador, el que la inició. <p>'Crónicas Marcianas'</p>

"Comenzó con Sardá, al que se le ocurría sin que hubiera nada preparado. De repente un día había un fallo en realización y le daba por ir a preguntar y se llevaba el cámara al control sin que nadie supieramos lo que iba a hacer. Lo único que teníamos previsto era cable para llegar a cualquier lado", explica el actual co director de El hormiguero y de la productora 7 y Acción.

Salvador piensa que "romper" el plató sirve para que el espectador vea el programa desde todos los planos posibles. En El Hormiguero, uno de los programas más exitosos de Cuatro, han hecho de esta tendencia su bandera y se muestra sin tapujos toda la maquinaria del programa:  "Intentamos que se vea a la gente de atrezo colocando las cosas y si hay un fallo, que se vea claramente. Es esto es como un making off en directo".

<p>'La guerra de los sesos'</p>En el concurso La Guerra de los Sesos los cámaras y el regidor eran presentados al comienzo del espacio y salían corriendo al plató como si de futbolistas saltando al campo se tratara. Para llegar a esto siempre hay un proceso de adaptación para estos profesionales, acostumbrados al anonimato. "Su primera reacción es de vergüenza. Es gente que no está acostumbrada a salir y cuando lo hacen ponen cara de me han pillado, pero llega un momento en el que se acostumbran", asegura Jorge Salvador.

Pero aunque eso de que el cámara se gire y muestre las bambalinas del espacio parece algo casual e improvisado, lo cierto es que lleva un gran trabajo previo. "El realizador tiene que tener por si acaso iluminado y sonorizado todo el plató y mucho más cableado disponible… A nivel de realización representa más trabajo, en el fondo se debe estar preparado para que se pueda hacer", explica Salvador.

<p>'Sé lo que hicisteis...'</p>En otros casos, como el de Sé lo que hicisteis... los realizadores participan activamente en el programa, e incluso llegan a protagonizar alguno de los números cómicos del espacio, que también hace hincapié en los errores de guión o de memoria de sus presentadores.

Miguel Ángel Nieto, periodista y la primera persona que salió en una televisión privada en España (con él se iniciaron las emisiones de Antena 3 en 1989), asegura que este estilo desenfadado de televisión no es nuevo. "Los realizadores van pasando por ciclos y el salirse del foro es una cosa que se ha ido repitiendo en televisión por épocas, cuando se ha ido poniendo de moda".

Eso sí, el veterano periodista recuerda que en los inicios de la televisión en nuestro país la cosa era bastante más rígida. En los primeros años de TVE se decía “ten cuidado, que te sales del forillo”. Además, como las técnicas de iluminación no estaban desarrolladas "te llegaban a poner hasta una marca en el suelo y tenías que quedarte quieto y no moverte de allí, porque no se estilaba que los cámaras te siguiesen", explica Nieto.

<p>'Escala de HI-FI'</p>En el espacio Escala en Hi Fi (1961 a 1967), un programa de Fernando García de la Vega, se podía ver al presentador introduciendo el show "en las escaleras que daban acceso al estudio, con las paredes de ladrillo visto y con los focos apagados", recuerda el periodista, que también hace memoria sobre las explicaciones de Valerio Lazarov a tenor de los planos y el zoom en los años 60.

Darle la vuelta a la cámara no es la única forma de mostrar los entresijos de la tele, a veces, basta con limpiar la lente. Esto es lo que hace Karlos Arguiñano en su programa, cada vez que un guiso empaña la imagen. Además, entre ollas y sartenes, no tiene problema en comentar con la directora lo apetitoso de las recetas que prepara.

Pero, ¿para qué sirve todo esto? ¿Aporta algo a los espacios?

Miguel Ángel Nieto lo asocia en algunas ocasiones a la necesidad de recursos por parte del realizador: "Hay programas de televisión en los que lo que se hace es radio, y el realizador necesita recursos para salirse de la imagen fija de los contertulios".

Desde la consultora de televisión Barlovento Comunicación aportan otra visión y aseguran que estos recursos "se utilizan en gran medida para darle al espacio una nueva dimensión, provocando un cambio de ritmo en el programa y una mayor cercanía con el público".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento