Una familia de Vigo ha denunciado este martes que el juzgado de Alcorcón (Madrid) niega a una madre, que tiene ahora la custodia de sus hijas, que se traslade a Vigo con sus niñas menores de edad debido al "desarraigo" de su ámbito educativo para verse "escolarizadas en centros públicos con inmersión en un sistema en lengua gallega".

El auto rechaza el traslado debido al "peligro de desarraigo que se extiende a su ámbito escolar" El portavoz familiar y hermano de la madre afectada, Manuel López Rodríguez, ofreció una rueda de prensa junto al diputado nacionalista Bieito Lobeira, que tachó esta situación de "racismo lingüístico" y quien constató que la progenitora está en riesgo de perder la custodia por el hecho de vivir en Galicia.

El auto rechaza el traslado de la madre a Vigo (vivía en Alcorcón con su pareja de la que está separada) debido al "peligro de desarraigo que se extiende a su ámbito escolar, pues las menores han estado escolarizadas desde hace muchos años" en un colegio privado, para "ahora verse escolarizadas en centros públicos con inmersión en un sistema escolar en lengua gallega".

A este respecto, agrega que el idioma propio de Galicia constituye "una lengua distinta a la que han sido escolarizadas hasta ahora, que más allá del ámbito de aquella Comunidad Autónoma no se aprecia que tenga ninguna otra utilidad práctica".

El portavoz de la familia aseguró que se está sometiendo a "un calvario" al núcleo familiar "por querer vivir en Galicia" El portavoz de la familia aseguró que se está sometiendo a "un calvario" al núcleo familiar "por querer vivir en Galicia" y certificó que las "niñas están perfectamente integradas en Vigo y son felices". A modo de ejemplo, subrayó que "no tuvieron ningún problema" con el idioma y, de hecho, la más pequeña sacó un "8,5" en esta materia e "incluso empieza a hablarlo".

Además, explicó que a su hermana le diagnosticaron un cáncer en 2004 y en 2006, cuando el matrimonio se separó, se decretó la custodia compartida. En 2008, el padre dejó de hacerse cargo de la custodia y se trasladaron a Vigo. Desde entonces, comenzaron los litigios por la permanencia en Galicia de la madre y sus dos hijas en un proceso que todavía no ha concluido y cuya última resolución es el mencionado auto judicial.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.