El atasco burocrático deja a 3.000 vizcaínos en la estacada y sin subsidios sociales

  • No tienen ingresos y llevan hasta 8 meses «sobreviviendo» con familiares o Cáritas.
  • La demanda de renta básica se multiplica y taponan la Diputación.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO
Juan Carlos Becerra lleva ocho meses esperando su renta básica.
Juan Carlos Becerra lleva ocho meses esperando su renta básica.
MART CALLEJA

Un total de 3.000 vizcaínos están conteniendo la respiración a la espera de que la Diputación termine de tramitar sus solicitudes y empiece a pagarles los subsidios sociales. Llevan hasta ocho meses pasándolas moradas. Son las víctimas del colapso que sufre el Departamento de Acción Social a causa de la crisis.

La demanda de ayudas sociales (renta básica, complementos de salarios...) se ha disparado. A día de hoy, 31.000 ciudadanos ya están cobrando subsidios y los citados 3.000 siguen a la espera.

Hay que tener presente que esas 3.000 personas no tienen trabajo ni recursos. Mientras no lleguen las ayudas, «están sobreviviendo sostenidas por familiares o Cáritas», denuncia Aniceto Prieto, presidente del comité de empresa de la Diputación.

Los funcionarios critican que, precisamente cuando hay este colapso, la Diputación se haya deshecho de diez trabajadores de Acción Social que han terminado su contrato. Ayer, tiraron de la oreja al diputado de Acción Social Juan María Aburto, y le exigieron que cumpla su promesa de contratar a catorce trabajadores en su Área en 2010.

Aburto encajó con humildad estas críticas: «Ya nos gustaría resolver de inmediato este problema», manifestó a preguntas de los periodistas. Eso sí, dio algún dato para templar la polémica.

Para empezar, puntualizó que muchos afectados apenas llevan un par de meses esperando, de momento. Y para seguir, detalló que entre esos 3.000 ciudadanos afectados, 1.884 son pensionistas. Estas personas ya tienen unos ingresos, aunque están a falta de que la Diputación les iguale con dinero público su prestación hasta el salario mínimo interprofesional, fijado en 624 euros.

Juan Carlos Becerra: "Mírame, ahora la renta básica ya no es de pobres"

«En marzo me quedé sin ingresos, así que pedí la renta básica. Hasta mayo no me tramitaron la solicitud y, a día de hoy, sigo esperando. Siempre he estado currando aquí y allá, en la construcción, hostelería, lo que pillara. Pero ahora no hay trabajo. Y dicen que ya queda menos, que esto ya acaba, pero yo no puedo más.

Mientras, tiro de algún ahorrillo que tengo y hago lo que puedo. Porque mírame, soy un tío normal. Es que la crisis ha cambiado la imagen del pobre. Ya no pide limosna, es gente que hace dos días hacía vida normal».

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO

Mostrar comentarios

Códigos Descuento