Parque del Bosque de Galloway
Parque del Bosque de Galloway

Un rincón de Escocia ha sido nombrado como el primer Parque de Cielo Oscuro del Reino Unido, porque pretende convertirse en un destino escogido por los aficionados a la astronomía de todo el mundo.

A diferencia de la mayor parte del  poblado país, donde la contaminación lumínica impide al 90% de la gente ver la Vía Láctea, el Parque del Bosque de Galloway, una región de 777 kilómetros cuadrados en el suroeste de Escocia, está casi completamente a oscuras por la noche. La contemplación de las estrellas puede llamar al turismo de otras zonas

La Comisión Forestal, que dirige el parque, espera que el título multiplique por dos el número de visitantes frente a los habituales 850.000 al año, cuando los urbanitas de las cercanas Edimburgo y Glasgow acudan a contemplar las estrellas que es imposible ver desde las zonas urbanas.

"El turismo es la mayor oportunidad de desarrollo económico para el suroeste de Escocia", indica Keith Muir, de la Comisión Forestal. "La concesión, la primera de este tipo en Reino Unido, debería verse como un logro universal". Se ha convertido en el cuarto parque oscuro del mundo

Galloway se convierte así en el cuarto Parque de Cielo Oscuro del mundo, dentro de un sistema creado por la Asociación Dark Sky, un grupo fundado en EEUU que hace campaña para reducir la contaminación lumínica y el desperdicio de energía. Los otros tres parques están en Estados Unidos.

Para obtener el título, el parque trabajó con expertos en iluminación para asegurar que la luz artificial de la zona se mantiene al mínimo. Midiendo la falta de contaminación lumínica en una escala que llega hasta el 24 de la noche más oscura, Galloway marcó un 23. Los cielos urbanos suelen estar entre el 15 y el 16, indicó la Comisión.