Ryuichi Sakamoto: "Cuando trabajo con alguien es para hacer un amigo"

  • Las creaciones de este compositor japonés son difíciles de catalogar.
  • Ha hecho casi de todo, hasta de modelo.
  • Su último trabajo le ha traído de gira por España.
  • Así es y así piensa este genio.
Ryuchi Sakamoto.
Ryuchi Sakamoto.

El tecno, la electrónica de dormitorio, el electro-pop, el ambient, el noise, el glitch, la música culta y la composición para cine no serían lo mismo sin Ryuichi Sakamoto. El músico japonés, en cambio, sólo espera seguir aprendiendo de los demás. Y plantar árboles por todo el planeta.

Playing the Piano es su primera gira en solitario desde el año 2000. En ella repasa sus temas más conocidos al piano, el lado más "comercial" de estos conciertos. También en ella mostrará sus inquietudes experimentales a través de su más reciente grabación, Out Of Noise (2009), un proyecto en solitario de investigación sonora. Responsable con su tiempo, organiza una producción ecológica con cero emisiones de carbono y crea bosques con su nueva iniciativa, MoreTrees (más árboles).

Los consumidores de música pop tendrán problemas para llamar pop a su música, y los fans de lo clásico se ven en dificultades para adoptarle. ¿Qué les diría a unos y otros?

Que es mi música. Todavía intento meter todo dentro de un solo estilo, algunas veces funciona y otras no, así que quizás algunos de mis álbumes suenan demasiado pop para los gustos de un fan clásico, o demasiado clásicos para los fans del pop, o demasiado experimentales para otros gustos. Pero es todo yo mismo, ¿qué puedo decir?

Después de todos estos años, ¿necesita un instrumento para componer?

Desde que no era más que un adolescente tengo mi piano virtual, en la cabeza, y puedo tocarlo cuando quiera. No tiene que ser el piano, puede ser cualquier cosa. Si leo una partitura, la oigo en mi cabeza mirando las notas. Cuando escribo, es música lo que escucho saliendo de mi mano. Pero a veces es bueno tener un instrumento, y el piano es con el que he vivido por más tiempo; para mí es todavía la opción natural.

Por eso regresa a él para Playing the Piano...

La vida es muy larga, claro, y hasta hay tiempo para cansarse o aburrirse. Entonces, me paso al ordenador, programo electrónica y ritmos, investigo... Pero siempre regreso al piano. Es cíclico.

¿Cuál era el propósito de Out Of Noise? ¿Cómo fue su creación?

Grabé el anterior, Playing the piano, hace algunos años. Así que Out Of Noise es mucho más cercano a mi actual estado mental. El propósito, no sé, deseaba hacer ese tipo de álbum... Quería combinar sonido, ruido y silencio. Creo que siempre he tenido la influencia de John Cage, desde que era adolescente, y su impacto es todavía grande en mí. (Medita e insiste): Sí, sí, ¡es parte de mí! Quería, en otras palabras, hacer música del ruido. Uno está envuelto en ruido todo el tiempo, las 24 horas del día sin interrupción, y escuchando cuidadosamente se puede sacar la música: encontrar la melodía, la armonía y el dibujo que sale, y señalar que no hay separación entre sonido y ruido, es sólo una gran cosa.

¿Fue grabado en el Ártico, en Groenlandia?

En realidad, parte de él. Tuve que ir al Ártico para un proyecto diferente, pero sucedió justo en el medio de la grabación de Out Of Noise. Y mereció la pena ir hasta allí, para ver aquel paisaje, ver, oír y sentir la naturaleza. Es simplemente sorprendente, el mundo de hielo y agua. Y aquello me trajo un buen montón de inspiración. Así que, al volver, el viaje me había dejado una fuerte huella. Aunque finalmente utilicé sólo tres o cuatro fragmentos grabados bajo esa influencia, se puede sentir en el disco.

Quizás hará más cosas inspiradas por este viaje...

Bueno, la inspiración es todavía muy fresca y viva dentro de mí. Así que es posible que en el futuro salga algo más, no sé decir. Pero encuentro inspiración prácticamente todos los días y de cualquier cosa, permanentemente.

Es una persona tremendamente preocupada por la naturaleza y su preservación, ¿por qué se implica tan activamente?

Me empecé a preocupar por las generaciones futuras, el planeta y el medio ambiente en algún momento en los 90; creo que es nuestra responsabilidad conservar la naturaleza para nuestros hijos e hijas, nietos y nietas y los que vengan; imagina a nuestros hijos, cuando tengan mi edad, ¿qué clase de mundo van a tener?... ¡Es aterrador! Claro que deseo que no suceda nada, pero no se trata sólo de rezar, hay que pasar a la acción. No importa qué profesión tienes, es responsabilidad de todos.

Y ¿satisfecho por los resultados de MoreTrees?

Sí, empecé esto para dar más árboles al futuro y sorprendentemente las reacciones son extraordinarias: ya tenemos tres nuevos bosques en Japón, uno más en Filipinas, y esperamos seguir plantando árboles y plantas por todas las partes del mundo, especialmente en el Amazonas y otros bosques húmedos de Asia y África, porque ¡estamos perdiendo los árboles!

Le preocupa tanto el futuro como el pasado, o al menos intenta preservar cierta historia de la música en el sello Commons, ¿qué papel tiene para usted la música, en esta era de la información?

Desde que existe el homo sapiens, siempre ha habido música alrededor, pero personalmente no quiero ponerle significados muy serios o pesados; tan solo debemos disfrutarla. Algunas veces ayudará a curar un dolor, a veces tiene un papel emocional, pero no quiero que haya o que se busquen mensajes políticos o sociales en mi música. Ésa es mi norma. Se trata de reunirse y disfrutar la música.

¿Hay algún estilo en el que no esté interesado?

Yo siempre estoy hambriento de cosas nuevas, hay cientos de miles de músicas que todavía no conozco, así que sigo escuchando, investigando en cada oportunidad que tengo, y aún puedo disfrutar de todo lo que se me ponga por delante, hasta el infinito.

Ha trabajado junto a músicos de todo tipo, por décadas, desde David Sylvian a Christian Fennesz, ¿con qué otros artistas le apetece hacer nuevos proyectos?

(Medita un segundo): Cuando trabajo con alguien... es menos un proyecto o un plan, es más el producto de conocer a alguien y hacer un amigo; siempre tiene que ver con una circunstancia, un encuentro... Encontrar nuevas músicas es como encontrar un nuevo amigo. Así, cuando escucho algo nuevo que se me pega a la cabeza, por días, semanas, meses, pienso en que quizás podría hacer esa música y aprender con quien la hizo. Pasa todo el tiempo. Excepto con Mr Jobim. No pude conocerle, era tarde. Seis meses después de su muerte, fui invitado a su casa. Pero aun así pude sentir las vibraciones del músico en aquella casa. Pude tocar su piano, ¡sentir la temperatura de su cuerpo alrededor! Estaba muerto, pero se convirtió en uno de mis amigos también. Es una cosa muy natural. Escuchamos a Bach, a Beethoven, a Mozart... Gente que ya no está. Pero sí está su música, y de esa manera viven. Estudiamos música de los muertos y aún podemos comunicarnos con ellos.

BIO. Interesado en la tecnología y la música (desde los Beatles a Beethoven), Ryuichi Sakamoto ha hecho casi de todo. También bandas sonoras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento