Granada prohíbe la prostitución en la calle con sanciones de hasta 3.000 euros

  • Entra en vigor la Ordenanza de Convivencia de la capital
  • Se prohíbe la prostitución en la vía pública
  • También se sanciona la mendicidad agresiva y las pintadas

Hoy entra en vigor la nueva Ordenanza de Convivencia, una norma que, por lo pronto, convierte a Granada en la primera ciudad andaluza que sanciona la prostitución en la calle. Y no sólo a quienes la ejercen, sino a sus clientes.

A partir de hoy, meretrices y clientes serán multados si la Policía Local los pilla en la vía pública. La infracción será muy grave si están a menos de 200 metros de zonas residenciales, colegios o centros comerciales y empresariales, con una sanción puede llegar a 3.000 euros. Si los pillan fuera de ese perímetro, la sanción será leve y no soprepasará los 750 euros. Los agentes ya llevan casi un mes recorriendo las zonas más habituales de prostitución –sobre todo la Carretera de Jaén– para informar de la norma a prostitutas y clientes.

La ordenanza también regula otras actividades en la calle, además del exceso de ruido. Por ejemplo, las pintadas, que están totalmente prohibidas. Si se hacen en vehículos, marquesinas, parques o fachadas, se considera infracción grave, con multa de entre 751 y 1.500 euros. Si son en monumentos: falta muy grave, es decir, sanción de hasta 3.000 euros. Además, los padres serán responsables subsidiarios de las pintadas que hagan sus hijos.

Artistas callejeros

También se prohíbe la mendicidad «insistente o agrevisa» y el uso de menores como reclamo. Y ahí entra también la limpieza de parabrisas en los semáforos o los malabaristas que luego piden dinero por la ventanilla. Mimos, cantantes y demás artistas callejeros deberán tener un permiso municipal para ejercer en la calle.

Según el Ayuntamiento, la Policía  no sancionará desde el primer día. Primero informará de la nueva ley, y para los reincidentes ya sí que habrá multa.

El pasado fin de semana un policía local sufrió en sus carnes uno de los episodios que preciamente la nueva ordenanza regula. Un grupo de jóvenes hizo una fiesta en su piso, en Pintor López Mezquita, y la música molestaba a los vecinos. La Policía tuvo que acudir y fue recibida por una docena de jóvenes borrachos que, además, agredieron al agente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento