Uno de los profesores de los cursos
El curso cuenta con un manual

El curso, que se ha inaugurado este jueves con unos 120 alumnos,  dura diez semanas e incluye clases sobre ritos de exorcismo y psicología clínica para aprender a distinguir un esquizofrénico de un ser endemoniado.

Pero, además, enseña cómo detectar mensajes satánicos ocultos en canciones de rock y videojuegos, o a "comunicarse con el diablo".

La iniciativa de crear el curso responde a la preocupación del Vaticano por el aumento de los ritos ligados al satanismo, especialmente entre los jóvenes, así como la creciente demanda por parte de feligreses de sacerdotes que realicen servicios de exorcismo.

La ciudad de Roma cuenta con nueve exorcistas, que cada semana reciben una decena de peticiones de personas que se creen poseidas por el maligno, aunque los casos verdaderos se estima que son una veintena.

Abierto a los laicos

El curso de exorcismo, que este año celebra su segunda edición, está abierto por primera vez a laicos, entre ellos catequistas, psiquiatras o abogados, aunque los ritos para expulsar al demonio de un cuerpo están reservados a los obispos y sacerdotes designados por ellos.