virgen pilar zaragoza
Dos mañicos colocan los ramos de flores en el manto de la Virgen (Efe). EFE

Espectacular, exótico, colorista o pintoresco son algunos de los calificativos de la Ofrenda de Flores, donde la mayoría quiere expresar su sentimiento y honra a la Virgen del Pilar recorriendo, los más madrugadores, un trayecto que dura hasta cerca de dos horas, pero que el buen ambiente, la alegría, la ilusión y la devoción hacen la espera corta.

El tiempo está siendo benévolo, por el momento, con el día grande de las Fiestas. Un cielo gris encapotado amenaza con lluvia, un factor climatológico con el ya contaba los organizadores viendo las últimas previsiones climatológicas.

En todo caso, la posibilidad de lluvias débiles a media tarde no ensombrece la ilusión de los participantes en este acto, amenizado además con coros y rondallas durante su desfile hasta la Plaza del Pilar.

Un día en el que cerca de 500.000 personas tiñen las calles con el rojo y el blanco de los claveles, que han dibujado el gran manto a la patrona de la Hispanidad.

Así, a lo largo de toda la jornada se puede palpar en el ambiente la alegría de quienes acuden a rendir así su pequeño homenaje, en forma de flor, a la Virgen del Pilar.

La estructura metálica que conforma el 'trono' de la Virgen se amplió hace tres años, y alcanza los 55 metros profundidad

La estructura metálica que conforma el 'trono' de la Virgen se amplió hace tres años, y alcanza los 55 metros profundidad, 18 metros de ancho y 15,2 metros de alto, con un peso total de 40 toneladas.

Una tradición madrugadora

Como ocurriera el pasado año, la salida de la Ofrenda se ha adelantado media hora respecto a su horario habitual, por lo que desde las 7,30 horas las calles de Zaragoza han acogido este multitudinario acto.

El primero de los más de 300 grupos participantes este año, el de La Cartuja Baja, ha comenzado el recorrido desde la Plaza Aragón hasta la Plaza del Pilar, donde han hecho entrega de las primeras flores a los voluntarios tan sólo unos minutos después.

Le han seguido la Cofradía de Jesús atado a la Columna, Sabeco y la Cruz Roja Española. Cerrarán el desfile de la Ofrenda de Flores grupos como la Junta Local Fallera de Benicarló, el Colegio de María Inmaculada, Atha y la Rondalla Miguel Servet.

 En ese momento, la Virgen del Pilar lucirá su manto compuesto por millones de flores en todo su esplendor, una muestra de la devoción de las miles de personas que hayan participado en la Ofrenda.

Los trabajadores del Hospital Royo Villanova de Zaragoza han portado, como viene siendo tradicional desde 1960, la Cruz de Lorena de doble barra

Los trabajadores del Hospital Royo Villanova de Zaragoza han portado --como viene siendo tradicional desde 1960-- la Cruz de Lorena de doble barra, motivo central del manto blanco de la Virgen realizado con 200 claveles de color rojo.

Antes de asistir a la misa pontifical de las 12,00 horas en la Basílica del Pilar --presidida por el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña-- cada uno de los miembros de la corporación municipal han hecho entrega de un ramo de flores, encabezado por el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch.

 Un año más, el Real Aero Club de Zaragoza ha realizado la ofrenda floral aérea como muestra de homenaje a la Virgen, lanzado pétalos de flores sobre la Plaza del Pilar. A su término, aviones F-18 que han participado en el desfile de la Fiesta Nacional en Madrid, también han sobrevolado la Plaza del Pilar.