La Cachemira india pide al Gobierno que deje entrar a las organizaciones humaniatarias que rechaza

Muchos habitantes de la zona india de Cachemira quieren que se deje entrar a las organizaciones humanitarias internacionales en este territorio militarizado y que el Gobierno acepte ayuda exterior por el terremoto.
Los ciudadanos de Cachemira acusan al gobierno indio de mentir sobre el número de muertos.
Los ciudadanos de Cachemira acusan al gobierno indio de mentir sobre el número de muertos.
EFE

"¿Cómo puede el primer ministro ofrecer dinero a Pakistán cuando sólo en este pueblo se han caído 80 casas y no nos han dado nada?", se pregunta Syid Tajamul Hussain, cuya vivienda en la aldea de Jamia Mahada Salama, en el distrito de Uri, no tiene una pared en pie.

El Gobierno de la India ha rechazado una oferta de ayuda financiera de Estados Unidos para hacer frente al terremoto del sábado, alegando que se basta con sus recursos internos, la misma política que mantuvo durante el "tsunami" del año pasado.

Al tiempo, aprobó enviar el martes un avión con 25 toneladas de ayuda para Pakistán, que con 33.000 muertos es el país más afectado por el seísmo, mientras coloca de momento en 1.300 el número de muertos en la Cachemira india.

Los habitantes de Uri, una de las regiones que más ha sufrido, acusan al Gobierno de mentir sobre las cifras de víctimas

En esta región de Uri, una de las que más ha sufrido el devastador paso del terremoto, sus habitantes acusan al Gobierno de mentir sobre las cifras de víctimas y exigen que se deje entrar a las organizaciones internacionales de asistencia.

En la actualidad, sólo están presentes en la Cachemira india Médicos Sin Fronteras y la Cruz Roja Internacional, además de Ayuda en Acción y Save the Children, aunque éstos últimos con personal local, mientras la llegada de otros grupos se ve dificultada por el hecho de que este es uno de los territorios más militarizados del mundo.

"Aquí no ha llegado nadie"

"Alguien tiene que decirle al mundo lo que está ocurriendo. Aquí no ha llegado nadie, todo el rescate lo hemos hecho nosotros. Hemos tenido la suerte de que ha habido pocos fallecidos, pero en las montañas hay miles de muertos", aseguró Syid Tajamul Hussain.

En las últimas horas ha caído una fuerte lluvia en Uri, que ha provocado algunos corrimientos de tierra y dificultado las tareas de rescate.

Los últimos tres días, Hussain ha dormido a la intemperie, soportando temperaturas nocturnas de entre siete y ocho grados junto a los diez miembros de su familia, todos apilados en dos camas.

Con las cifras de víctimas, "el Gobierno está mintiendo. Los políticos están dormidos. No quieren ver lo que ocurre aquí y no se han acercado a los pueblos pequeños", señaló, el día en que el primer ministro, Manmohan Singh, visitó el distrito de Uri.

Fuentes militares dicen que el número de muertos alcanzará varios miles en la India y no comprenden por qué las autoridades no quieren admitirlo

Fuentes militares, de algunas ONG y personal médico, que piden siempre no ser identificadas, dicen que el número de muertos alcanzará varios miles en la India y no comprenden por qué las autoridades no quieren admitirlo. Mohamed Safi, de Kard Kote, habla de decenas de víctimas y cientos de familias que han perdido sus viviendas en su pueblo, pero dice que muchos no pueden bajar de las montañas a pedir ayuda porque están exhaustos tras días sin comer ni beber, enterrando a muertos.

"Queremos que el Gobierno pida inmediatamente ayuda internacional, está claro que los que están tan lejos no pueden hacerlo", afirma Safi, indignado porque las autoridades "tienen helicópteros, pero sólo los usan para la seguridad".

Tres días después de la catástrofe, cuando Pakistán ya ha anunciado un número de muertos superior a los 30.000, el Gobierno indio insiste en que la cifra de fallecidos en este lado de la frontera es de unos 1.300.

En una visita a una zona menos dañada, el ministro de Asuntos del Consumidor y Distribución Pública del Gobierno cachemir, Taj Mahyudin, reiteró las cifras oficiales, antes de ser increpado y empujado por decenas de personas que se agolpan para pedir ayuda.

Sólo entonces Mahyudin admitió que algunas áreas montañosas son difícilmente accesibles y que "la cifra podría elevarse", aunque no quiso precisar cuántos muertos podría haber.

En la zona afectada por el seismo se levantan 10.000 viviendas, de las que no se sabe cuántas hay en pie

El ministro confirmó que unas 50.000 personas viven en la zona afectada por el seísmo, donde se levantaban cerca de 10.000 viviendas, de las que todavía no se sabe cuántas quedan en pie.

Mientras, entre muchos damnificados, la ira se acentúa. Se acusa al Gobierno de ineficacia, corrupción y discriminación hacia el pueblo cachemir, de mayoría de religión musulmana, confesión minoritaria en un país hindú y que desde hace años lucha por su independencia.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento