Un hombre murió este domingo en un tiroteo con las fuerzas del orden tras matar a un agente y haber permanecido atrincherado en su casa en un barrio a las afueras de Montevideo durante toda la noche intercambiando disparos con la policía, informan medios locales.

En el tiroteo también fueron heridos dos miembros del equipo de operaciones especiales de la policía, mientras que otro agente también fue herido ayer por el responsable de los disparos, identificado como Saúl Feldman, de unos 60 años de edad.

Se ha intentado comunicación, dialogar y la única respuesta fueron los tiros

El incidente comenzó el sábado por la tarde, cuando Feldman recibió con disparos a la policía que fue a buscarlo a su domicilio para interrogarlo sobre un arsenal de armas de guerra hallado por casualidad en una casa en otra parte de la ciudad, asesinando al policía de la Dirección de Información e Inteligencia Mario Morena, de 32 años, mientras que otro compañero resultó herido.

Entonces, equipos especiales de la policía rodearon la vivienda e intercambiaron esporádicos disparos con él, a la espera de que el juez autorizara la entrada por la fuerza para poner fin a la situación.

"Se ha intentado comunicación, dialogar y la única respuesta fueron los tiros", afirmó al diario "El País" una fuente del caso.

Al final, la policía asaltó la vivienda a primeras horas de la mañana, en medio de un fuego cruzado que se prolongó durante casi una hora y que se saldó con la muerte de Feldman.

Tenía un arsenal

Fuentes policiales afirmaron a los medios que el muerto disponía de un cuarto blindado en su vivienda en el que pasó la mayor parte del tiempo que duraron los disparos.

El suceso comenzó de forma fortuita, cuando los bomberos de Montevideo entraron en una casa en la que se había desatado un incendio y descubrieron un enorme arsenal de armas de guerra, entre las que había granadas antitanque, más de un centenar fusiles y escopetas, una ingente cantidad de balas, pólvora y maquinaria para cargar municiones.

El Ejército y la dirección de Información e Inteligencia de la policía comenzaron a investigar el origen del material, lo que los llevó a la casa de Feldman, que al parecer primero recibió amablemente a los policías que fueron a buscarlo en la puerta de su casa para luego excusarse y regresar con el arma con la que mató a Morena.

Según las primeras hipótesis manejadas por los investigadores, el arsenal podría tratarse de un gigantesco contrabando de armas que se encontraba a la espera de su traslado a Brasil.