Franceses
Un grupo de pasajeros esperan para coger sus trenes en una sala de espera de la estación de Lyon, en París, Francia. EFE

El Gobierno francés lanzará el próximo lunes un gran debate sobre "identidad nacional", destinado a aclarar lo que significa ser francés hoy en día. Es una iniciativa que anunció el ministro de Inmigración, Eric Besson, y que, a partir del lunes, se pondrá en marcha en todas las prefecturas (delegaciones de Gobierno) y subprefecturas del país.

Esos organismos organizarán reuniones en las que se discutirá lo que representa ser francés en la actualidad y los valores que unen a todos los franceses. Las conclusiones generales que se desprendan, y que deberán estar listas antes del próximo 28 de febrero, las presentará el propio Besson.

El debate se desarrollará en dos partes fundamentales en las que se presentarán cuestiones y propuestasSu Ministerio ha difundido un comunicado en el que se precisa que, además de las autoridades locales, está llamado a participar en este debate "el conjunto de las fuerzas vivas de la nación", es decir, desde profesores, alumnos y padres hasta representantes sindicales, empresarios y miembros de asociaciones patrióticas.

El debate se desarrollará en dos partes fundamentales en las que se presentarán cuestiones y propuestas concretas: una primera centrada estrictamente en lo que es la "identidad nacional" y la segunda en el "aporte de la inmigración a la identidad nacional".

En la primera parte, la cuestión principal que se planteará a los participantes, de acuerdo con el comunicado, es "¿qué significa ser francés hoy en día?". No obstante, se analizarán también otros asuntos como el uso de símbolos y emblemas nacionales, la obligación a los estudiantes de cantar el himno nacional una vez al año, o los cursos de formación cívica organizados en algunas prefecturas.

En la segunda parte, se discutirá la aportación de los inmigrantes a la identidad nacional y las posibles acciones para "compartir mejor los valores de la identidad nacional" con los extranjeros que residen en territorio francés.

Entre las ideas susceptibles de debatirse en este apartado figuran, por ejemplo, la creación de un "contrato de integración", la valoración del conocimiento de la lengua francesa y los valores nacionales o la celebración de una ceremonia "más solemne" en los casos de obtención de la nacionalidad francesa.