«Ahora toca endeudarse con conciencia y conocimiento».  La delegada de Hacienda de la Diputación, Ángela Llamas, se refirió ayer así a uno de los aspectos más importantes del anteproyecto de presupuestos de la institución provincial para 2010. Estas cuentas se caracterizan por una mayor apuesta por el gasto en política social, pero recurriendo a los créditos bancarios.

El documento recoge que la partida destinada al bienestar social se situará el próximo año en los 35,69 millones de euros, un 53,1% más que en el presente ejercicio. El apartado que más sube dentro de este área es el destinado a la Ley de Dependencia, que lo hace en un 157%, hasta alcanzar los 14,86 millones de euros.

Llamas indica que la Diputación también hará «un esfuerzo importante» para mantener el grado de inversión en equipamientos e infraestructuras municipales. Esta partida recibirá 74,38 millones, un 2,6% más.

Llamas señala que se han visto obligados a incrementar las cifras de endeudamiento de la Diputación. Concretamente, este apartado crecerá un 18% el próximo año, con lo que se pasará del 107 al 130% en el nivel de deuda de la institución.

La ley sólo permite llegar al 110%, por lo que la Diputación se verá obligada a elaborar un plan de saneamiento para los próximos tres años. Eso sí, Llamas espera que el Gobierno central acepte una propuesta de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) de elevar el nivel máximo de endeudamiento al 130%.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.