'Creo que muchos militantes y muchos ciudadanos españoles se están preguntando si somos realmente una alternativa, una opción, con el liderazgo suficiente para echarnos el país a la espalda, y sacarlo de una situación tan compleja y difícil como la que atraviesa la economía española', indicó el ex ministro en una entrevista en TVE.

Costa considera que el PP debería abrir una reflexión interna para responder a esa pregunta y a otra cuestión: si 'cada uno de nosotros somos las personas adecuadas para asumir las responsabilidades en estos momentos'.

'Creo que Rajoy es un líder político muy importante, pero tiene que demostrar que es una alternativa real de gobierno', añadió.

Las palabras del ex titular de Ciencia y Tecnología en el Gobierno de José María Aznar se producen en un momento en el que las discrepancias y las luchas internas del PP, salpicado por el escándalo de corrupción del 'caso Gürtel' y la guerra interna por el control de Caja Madrid, dominan la información política.

El propio Aznar, que aconsejó el jueves que los partidos deberían tener 'un proyecto, no varios, y, a poder ser, un líder', fue uno de los pesos pesados 'populares' que mostraron inquietud por el partido.

Costa, que durante el verano de 2008 sonó como alternativa en la dirección del PP antes del Congreso Nacional de Valencia, manifestó que el presidente 'popular' tiene que demostrar que está a la altura pero no con acciones concretas, que a veces tienen un efecto contraproducente.

'Cuando el liderazgo fuerte se ejerce con los débiles, en el fondo se está poniendo sobre la mesa una prueba de la debilidad de ese liderazgo', apostilló el diputado por Castellón, que remarcó que la dirección nacional es consciente de que existe un problema para conectar con los ciudadanos.

El líder popular, Mariano Rajoy, advirtió ayer que se le había acabado la paciencia, reconoció la existencia de problemas en el seno del PP - la corrupción del 'caso Gürtel' y las disputas internas - y convocó el martes el Comité Ejecutivo Nacional.

'Yo sé lo que están pensando hoy los militantes del partido, los cargos electos, los alcaldes, los concejales, los diputados. Lo sé perfectamente. Y el martes que viene tendrán respuesta a lo que están pensando', indicó Rajoy un mitin en Cartagena, Murcia.

LAS PALABRAS DE COSTA, MÁS GRAVES

Costa también cuestionó la actuación del presidente del PP valenciano, Francisco Camps, respecto a su hermano.

'Creo que el presidente del partido en la Comunidad Valenciana, que me parece una persona honrada, (...) en esta crisis no ha estado a la altura de lo que se exige de un político (...). A veces no se sabe como se es más leal con un partido: callando o diciendo lo que se piensa', manifestó.

El diputado, que estuvo presente en la reunión de la directiva regional en la que se abordó el futuro de Ricardo Costa, cree que la dirección nacional debe cerciorarse de lo que realmente sucedió en el cónclave valenciano, donde aseguró, se respaldó la actuación de su hermano, pese a que finalmente fue apartado de sus cargos tras un cruce de comunicados entre Génova y Valencia.

Sin embargo, la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, afirmó en una entrevista en Telecinco que se habían tomado las acciones adecuadas respecto a Ricardo Costa, ya que este mostró un comportamiento 'impropio' en los últimos tiempos.

Cospedal consideró que las palabras del ex dirigente valenciano asumiendo que seguía siendo secretario general valenciano eran más graves que las del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, que arremetió en una entrevista contra la presidenta madrileña Esperanza Aguirre y su entorno, en el otro frente abierto en el PP.

Las declaraciones de Cobo son 'inaceptables', pero son peores las de Costa porque son 'relativas al ejercicio de un puesto que ya no se tiene', indicó Cospedal.

'Creo que este tipo de declaraciones y actitudes (...) no se pueden tolerar en un político porque no estamos por intereses o para tener enfrentamientos o agravios personales y menos públicamente, cuando además hay tanto que hacer'.