Miles de motos ocupan las aceras de la ciudad y obstaculizan el paso de los peatones

  • En Zaragoza hay 46.000 ciclomotores y motocicletas, pero sólo disponen de 300 plazas exclusivas para aparcar.
  • Los mayores problemas se registran en el Centro, Torrero, Delicias y Las Fuentes.
Decenas de motos se amontonan en la acera en el centro de Zaragoza.
Decenas de motos se amontonan en la acera en el centro de Zaragoza.
PEDRO CALLE LUNA

Pasear por muchas calles de Zaragoza se está convirtiendo últimamente en una carrera de obstáculos. Miles de motos ocupan a diario buena parte de las aceras y plazoletas de la capital aragonesa, interrumpiendo el paso de los viandantes. En la ciudad hay unas 46.000 motocicletas y ciclomotores, pero únicamente disponen de unas 300 plazas de aparcamiento exclusivas para este tipo de vehículos (que también pueden estacionar en las zonas reservadas al resto de vehículos).

La mayoría de conductores se ven abocados así a aparcar sus motos en las aceras, ocupando muchas veces el espacio reservado al peatón. La normativa municipal permite estacionar en las aceras más anchas, siempre que se haga en paralelo a la calzada, a menos de medio metro del bordillo y dejando dos metros de distancia con la moto más próxima.

Sin embargo, esta ordenanza suele incumplirse de forma habitual. En barrios como Torrero, Las Fuentes, Delicias y sobre todo Centro, las motos se acumulan unas junto a otras al lado de viviendas y centros de trabajo. Es el caso de las aceras frente a Puerta Cinegia y junto al Edificio Pignatelli o el Paraninfo.

En Delicias, el problema se extiende desde la avenida del mismo nombre hasta las calles más pequeñas y las cercanías de la calle Italia. «Es un problema grave que supone un obstáculo para el peatón en todo el barrio», explica José Luis Zúñiga, presidente de la asociación de vecinos Manuel Viola. «Con las aceras tan estrechas que tenemos, muchos viandantes tienen que bajar incluso a la calzada para esquivar las motos», explican en Torrero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento