Liberan dos buitres negros en Ávila que llevarán un transmisor para controlar sus movimientos

Dos buitres negros procedentes de Navaluenga y que fueron encontrados por agentes medioambientales, fueron soltados hoy en la Sierra de la Paramera a su hábitat, y llevarán consigo un transmisor que permita conocer sus movimientos, informó la Fundación del Patrimonio Natural.

El primero de los buitres negros llegó el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid (CRAS), dependiente de la Fundación Patrimonio Natural, el 24 de agosto y el segundo el 21 de septiembre, después de que fueron detectados que ambos "carecían de experiencia para poder desarrollarse en su hábitat natural", además de tener problemas de alimentación por no poder comer por sí mismos.

Debido a su debilitamiento por la falta de alimento, no eran capaces de volar.

Ambas aves pesan en la actualidad alrededor de 9 kilos y tienen una envergadura de 2,64 y 2,80 metros --es el ave más grande de Europa y puede llegar a los tres metros--, respectivamente, y antes de su suelta se han valorado aspectos como "la capacidad de vuelo, la sustentación, la capacidad visual y sobre todo la posibilidad del ejemplar de proveerse de alimento por sí mismo".

Los buitres liberados están anillados, tanto con la anilla del Ministerio de Medio Ambiente, como con una de PVC amarilla con un código alfanumérico identificativo del ejemplar, que puede ser leído a larga distancia mediante prismáticos o telescopio.

Para poder seguir su evolución y analizar su comportamiento, "ambos llevarán un pequeño transmisor que permitirá desde tierra seguir sus pasos a través de las frecuencias que emite el transmisor".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento