EN COLABORACIÓN CON TELEFÓNICA
Cristina Mitre, periodista y escritora.
Cristina Mitre, periodista y escritora.
TELEFÓNICA

Aprender a vivir sin prisas y atreverse a pedir ayuda, las claves de Cristina Mitre para superar el 'burnout'

  • La periodista y escritora cuenta en Mejor Conectados, una iniciativa de Telefónica, lo peligroso que es normalizar el estrés y el acto de valentía que supone frenar y priorizar la salud mental.

La solución puede ser tan sencilla y a la vez tan difícil como parar, detenerse y estar presente. Nos hemos acostumbrado a vivir en un mundo donde reinan las prisas y parece casi imposible no sumarse a este ritmo. Pero vivir con urgencia tiene sus consecuencias: el cuerpo responde y manifiesta que ya no puede más. Aunque cada organismo funcione de una manera diferente, los primeros síntomas son casi imperceptibles y cuesta identificarlos. Sin embargo, sabes que algo no va bien y que ha llegado el momento de actuar, de tomar medidas al respecto.

Así lo cuenta la periodista y escritora Cristina Mitre en Mejor Conectados, una iniciativa de Telefónica que pone en valor la importancia de las conexiones para crear un mundo más humano. Con más de 20 años de experiencia en el sector de la belleza y el bienestar, señala que no pudo identificar los síntomas del burnout hasta que llegó al colapso. "No fui capaz de conectar todos esos síntomas previos que tuve, que fueron desde parestesias, pérdida de visión de un ojo, un vértigo horroroso, falta de apetito o insomnio", explica Mitre, que añade que todo aquello derivó en un agotamiento físico, mental y emocional. 

Este episodio ocurrió en el año 2015 y reconoce que entonces había menos información sobre salud mental: "En mi entorno no conocía a nadie que hubiese sufrido una crisis como la que yo padecí y decidí compartirlo en mi blog". Una decisión valiente que le sirvió para reconocer el problema y animar a otras personas a buscar ayuda.

Pedir ayuda, un acto de valentía

El síndrome de burnout se ha convertido en un problema cada vez más común en medio de este frenesí constante que atravesamos. Es un trastorno que no discrimina y la experiencia personal de Cristina Mitre es una prueba de ello. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una enfermedad laboral que afecta a la salud física y mental. De forma progresiva, el trabajador sufre una pérdida del interés por sus tareas y desarrolla una reacción psicológica negativa hacia su ocupación profesional.

"Fueron meses muy complicados que me llevaron a replantearme no mi vida personal, pero sí mi vida profesional. Tenemos tan asumido ese vivir con prisa porque es lo normal que, a veces, es difícil ver esos primeros signos", advierte.

Las redes sociales generan una serie de expectativas que son irreales y suponen una exigencia que agota

El uso de redes sociales, donde lo que se ve no es 100% real o, al menos, tiene filtros perjudica nuestro bienestar. Compararse con personas que, aparentemente, son 'todoterreno' crea una serie de expectativas que son irreales y suponen una exigencia que, unido al esfuerzo en el trabajo y las obligaciones con la familia, agotan.

Llegados a este punto, Mitre declara que debemos ser conscientes de que las redes son solo un escaparate y que no ser perfectos en todo lo que hacemos está bien. "Hay momentos en la vida que uno no está feliz y hay que compartirlo y hay que transitar esa emoción también", defiende. Si notas que no te apetece salir, que tienes muchísima apatía, que estás irascible, que no te apetece nada, que solo tienes ganas de llorar, que te falta la energía, que te cuesta dormir, que te cuesta relacionarte con la gente... "Igual es el momento de pararse un poco y sobre todo, sobre todo, pedir ayuda", avisa.

Saber cómo cuidarnos tanto en lo físico como en lo psicológico es clave para sentirnos bien. En su caso, Mitre aprendió a desconectar. Pero no solo apagando el móvil, sino también esos pensamientos intrusivos que nos rondan la cabeza y llegan sin avisar. Lo consiguió diciendo no a determinados proyectos por muy ilusionantes que fueran y aprendiendo a descansar, a no hacer nada. "Para conectar con esos pequeños detalles del día a día hay que ir sin prisa porque va a salir igual", aconseja.  

Cristina Mitre compartió su situación en su blog y supo identificar los síntomas del 'burnout'.
Cristina Mitre compartió su situación en su blog y supo identificar los síntomas del 'burnout'.
TELEFÓNICA

El poder de las conexiones

La comparación constante con esta realidad idealizada puede tener un impacto devastador en nuestra psique. Uno de los mensajes más poderosos que lanza la escritora es la necesidad de hablar abiertamente sobre salud mental y lo valioso que es practicar el autocuidado. Gracias a compartir su experiencia con el síndrome de burnout en su blog, hizo posible que personas que no lo identificaban puedan hacerlo, reconocerlo en ellos mismos y pedir ayuda.

Y esto es, justamente, lo que refleja Mejor Conectados. A través de historias que retratan a la perfección la idea de que "cuando conectamos, somos capaces de hacer cosas increíbles", esta iniciativa de Telefónica visibiliza el talento e inspira conexiones para que las personas se sientan capaces de lograr lo que se propongan.

La plataforma se divide en dos apartados: 'Inspírate', con historias de personajes como Rafa Nadal, Ferrán Adrià, Teresa Perales, Javier Gómez Noya o Nacho Azofra, que hablan de sus hazañas gracias a conexiones significativas; y 'Aprende', una serie de pequeñas "clases magistrales" en las que grandes figuras como Molo Cebrián, Marta Gilart, Gemita, Iñaki Gabilondo, Toni Nadal, María Zabala, Rafa Nadal o Amaya Valdemoro ofrecen consejos y reflexiones que nos pueden servir de inspiración y aprendizaje.

  • REALIZADO POR ALAYANS STUDIO
    Este contenido ha sido elaborado por ALAYANS STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.