¿Por qué hay gente que se infecta de covid y otros no? La clave podría ser una variante genética

Partículas del virus SARS-CoV-2, coloreadas en azul, en una imagen de microscopio de electrones.
Partículas del virus SARS-CoV-2, coloreadas en azul, en una imagen de microscopio de electrones.
CSIC / CDC
Partículas del virus SARS-CoV-2, coloreadas en azul, en una imagen de microscopio de electrones.

Un equipo de investigadores del Instituto Wellcome Trust Sanger, el University College (UCL) y el Imperial College de Londres ha descubierto nuevas respuestas inmunitarias que ayudan a explicar cómo algunas personas, pese a estar en contacto con el coronavirus, evitan desarrollar la enfermedad de la covid-19. El estudio se realizó en el verano de 2021, cuando la variante predominante era alfa, con un grupo de 36 personas de entre 18 y 30 años voluntarias, sin problemas de salud conocidos y sin antecedentes de covid -según los resultados de una prueba serológica-, que fueron expuestos deliberadamente al virus SARS-CoV-2, lo cual ha permitido estudiar muy de cerca las infecciones transitorias.

Según los resultados, publicados este miércoles en la revista Nature, no todos los participantes expuestos desarrollaron una infección por covid-19, lo que permitió al equipo descubrir respuestas inmunitarias únicas asociadas con la resistencia a infecciones y enfermedades virales sostenidas. 

En todos los participantes, el equipo descubrió respuestas no informadas previamente involucradas en la detección inmediata del virus. Esto incluyó la activación de células inmunitarias especializadas de la mucosa en la sangre y una reducción de los glóbulos blancos inflamatorios que normalmente engullen y destruyen los patógenos. Los individuos que eliminaron inmediatamente el virus no mostraron una respuesta inmune generalizada típica, sino que desarrollaron respuestas inmunes innatas sutiles, nunca antes vistas

Para la inmunóloga del CSIC Matilde Cañelles, este trabajo es "interesantísimo" y los resultados son "bastante claros". La especialista considera que "está muy bien planteado cómo han hecho el seguimiento de la respuesta inmunitaria en las distintas personas" y que "ha quedado muy bien, probablemente porque entre las personas del estudio ha habido todo tipo de reacciones, desde los que no han llegado a dar PCR positivo hasta los que han dado positivo pero no han tenido casi síntomas y lo han pasado super rápido, e incluso los que han dado positivo y han tenido toda su tanda de síntomas".

La doctora en inmunología y redactora científica de ISGlobal, Adelaida Sarukhan, coincide en que el trabajo tiene un "valor único" por el momento en el que se realizó -ya no se podría repetir en las mismas condiciones puesto que, cuatro años después, ya prácticamente todo el mundo ha estado expuesto al virus-, y porque "permite tener un poco más de idea de qué pasa a nivel del sistema inmune en una persona que no desarrolla la enfermedad versus otra que sí".

A grandes rasgos, el sistema inmunitario ofrece dos tipos de respuesta. Por una parte, está la llamada respuesta innata, que es la primera barrera cuando estamos expuestos a una infección y tiene la característica de que no deja una memoria duradera en el cuerpo. "Hasta hace unos años, existía el dogma de que no te dejaba memoria, pero ahora se está empezando a comprender que realmente el sistema inmunitario innato sí se puede 'entrenar', de forma que la segunda vez que el cuerpo se expone a un mismo patógeno, el organismo responde de manera distinta que la primera", explica Cañelles. 

Y, por otra parte, existe la respuesta adaptativa, que sí es mucho más especializada, tarda más en responder ante patógenos y deja una memoria duradera.

Dicho esto, Cañelles resalta del estudio que ha confirmado una sospecha de los científicos: que una persona expuesta al virus que no llegaba a desarrollar síntomas ni dar positivo en una prueba de detección  "probablemente habían eliminado el patógeno con el sistema inmunitario innato". Esta idea "es justo lo que ven en este artículo: que las personas que no llegan ni siquiera a desarrollar una PCR positiva, sin embargo, sí muestran rasgos de que su sistema inmune innato sí que se ha activado, por lo tanto han eliminado al virus con esta primera línea de defensa y no han necesitado acudir a la siguiente línea de defensa [la adaptativa y de larga duración]".  

Por su parte, Sarukhan destaca que "el valor de este estudio es que detecta algunas diferencias entre las personas que tuvieron infecciones breves transitorias y las personas que tuvieron ya una infección sostenida". Las personas que no llegaban a desarrollar síntomas tenían una variante del gen llamado HLA (DQA2). Las personas con niveles elevados de esta variante genética se ve que eran mejores en prevenir una infección sostenida". 

Asimismo, la inmunóloga añade que "la sorpresa fue que al menos a nivel de respuesta de interferón gamma, que es una de nuestras primeras respuestas contra un virus, se detectó antes a nivel sistémico, es decir, en la sangre, que en la nariz".

Dudas sobre el estudio

Cañelles plantea un "punto de duda" respecto a este trabajo. Y es que, el estudio está hecho en el verano de 2021, cuando ya el virus llevaba dando vueltas bastante tiempo, y las personas participantes en el estudio no están vacunadas y dieron negativo en la serología, por lo que se deduce que no tenían anticuerpos contra el virus, que no habían pasado la enfermedad; sin embargo, el propio hallazgo de este estudio pone esta hipótesis en duda. "Es posible que parte o todos de los que no llegan a desarrollar la PCR positiva sí han estado anteriormente en contacto con el virus y probablemente la reacción que tienen esta segunda vez o tercera vez que se les pone en contacto con el virus es más rápida y lo eliminan antes", explica la investigadora del CSIC.

Su colega Sarukhan aporta otra pequeña carencia: que el trabajo se realizó cuando la variante predominante era alfa y ahora es ómicron y sus subvariantes quienes ocupan ese puesto. No obstante, la científica considera que gran parte de lo observado en este trabajo, que califica de "minucioso y muy valioso", se podría extrapolar al comportamiento de las células frente a la variante actual. "Simplemente hay que tener en cuenta que ómicron prefiere infectar solo vías respiratorias altas más que vías respiratorias bajas, que es lo que hacía la variante original, por eso había tanta gente con neumonía y enfermedades más graves que ahora vemos menos, también gracias a la inmunidad. Pero yo creo que a nivel de conclusiones generales de cómo responde el sistema inmunitario, hay cosas que son perfectamente extrapolables", expone.

Lolita Belenguer
Redactora '20minutos'

Periodista y portadista en 20minutos desde 2012. Empecé en la sección de Multimedia y de ahí he pasado por Redes, Cultura, Cierre y Mi Bolsillo. Desde hace cuatro años formo parte del equipo de Última Hora lidiando sobre todo con el coronavirus. Me gusta escribir de salud, ciencia, medio ambiente, educación y temas sociales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento