La Fiscalía de Menores de Badajoz investiga lo ocurrido en el Centro de Menores Marcelo Nessi de la ciudad, donde un menor fue "reducido" por vigilantes, que, según han denunciado sus padres, "le propinaron una paliza brutal" cuando estaba esposado.

Es un procedimiento habitual cuando hay algún comportamiento que reducir

Así lo ha asegurado hoy la consejera de Igualdad y Empleo, Pilar Lucio, a preguntas de los periodistas, sobre lo publicado por el diario regional Hoy, que además ha difundido un vídeo, donde se reflejaría que cuatro vigilantes del centro propinan una paliza a este joven cuando estaba esposado.

Según la consejera, la "reducción" del menor tuvo lugar el pasado día 28 de julio y es "un procedimiento habitual dentro del centro cuando hay algún caso de comportamiento que hay que reducir".

Ha señalado que se trata de un menor que cumple medidas judiciales en este centro y ha añadido que ya se transmitió a la dirección que "se habían excedido" en el protocolo que normalmente se lleva a cabo cuando hay que "reducir" a los jóvenes "por el comportamiento que están llevando".

Denuncia

Además, ha informado de que, ante este suceso, el centro ofreció "amparo" para cualquier cuestión que necesitase el joven, que denunció los hechos el 10 de agosto, una denuncia que el propio centro cursó a la Fiscalía de Menores y a los juzgados.

También ha dicho que se ha cursado la denuncia porque "hay unos hechos que hay que investigar", y ha agregado que a una de las personas que estuvo participando en esa reducción se le apartó del módulo en el que estaba el chico.

Ha añadido que cuando finalice la investigación "se tomarán las medidas oportunas" y ha pedido que "el asunto se trate con la máxima cautela porque estamos hablando de menores con un especial riesgo y que están cumpliendo medidas judiciales".

Grabación de la paliza

Por su parte, el diario Hoy relata que el joven lleva ingresado desde hace más de un año en el único centro de reforma para menores delincuentes existente en Extremadura. El joven cumple pena por delitos cometidos cuando no había cumplido aún los 18.

En el vídeo, una grabación realizada por la cámara de seguridad instalada en la unidad de contención del centro, hecha pública por el diario, se ve cómo los cuatro vigilantes de seguridad rodean al interno, tres le sujetan mientras uno de ellos le propina varios golpes con su defensa reglamentaria (porra).

Los padres del chico han confirmado que no era la primera vez que le pegaban, y que han llegado a verle las piernas y uno de los brazos llenos de negrales. Afirman que su hijo les contó que la paliza se produjo al negarse a ir al cuarto al que le habían enviado.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.