Antes, los talibanes previamente habían afirmado tener como rehenes a barios trabajadores de la ONU en la capital afgana.