El ataque contra los estudiantes extranjeros ocurrió anoche en un complejo deportivo en una zona céntrica de Vorónezh, ciudad situada a 500 kilómetros al sur de Moscú, dijo un portavoz de la policía de Vorónezh a la agencia Interfax.

A consecuencia de las heridas recibidas, el ciudadano peruano Enrique Hurtado falleció en el hospital hoy, mientras que el también peruano Alejandro Lavaro Ayala y el español Mario Potiño Rodríguez están hospitalizados con pronóstico reservado, añadió el portavoz.

"Los extranjeros fueron agredidos por al menos quince personas motivadas por razones antisociales", subrayó el portavoz.
"Los extranjeros fueron agredidos por al menos quince personas motivadas por razones antisociales", subrayó el portavoz.

En tanto, la emisora de radio "Eco de Moscú" informó de que las víctimas fueron agredidas por un grupo neonazi.

Los dos peruanos, de 18 años, eran estudiantes de las facultades de arquitectura y de medicina de la Universidad Estatal de Vorónezh, uno de los principales centros de educación superior de esa urbe rusa, en donde residen varios miles de extranjeros de casi todos los continentes.

El español, de 38 años, hacía prácticas en la facultad de filología de la Universidad de Vorónezh. El año pasado, los estudiantes extranjeros en Vorónezh protagonizaron una jornada de protestas por el asesinato de un estudiante de medicina de Guinea Bissau.

70 estudiantes extranjeros muertos

Los manifestantes denunciaron que en los últimos siete años han sido asesinados en Vorónezh 70 estudiantes extranjeros y que la Policía ha sido incapaz de encontrar a los culpables.

Según las organizaciones de derechos humanos, los extranjeros residentes en Rusia se han convertido últimamente en blanco de la agresión de agrupaciones extremistas, que centran sus ataques en los africanos y asiáticos.

Los ataques se producen habitualmente en grandes ciudades durante la conmemoración de fiestas patrióticas, acontecimientos deportivos y tras la comisión de atentados terroristas.

El pasado mes de septiembre, un universitario de 29 años, ciudadano del Congo, murió en el hospital a consecuencia de una agresión en una calle de San Petersburgo.

En febrero del año pasado un grupo de "cabezas rapadas" de San Petersburgo agredió a un familia tayika y mató a una niña de nueve años, tras apalear a su padre y a su primo de once.

En marzo, un estudiante sirio murió en la misma ciudad arrollado por un tren tras ser empujado a la vía férrea por fanáticos tras un partido de fútbol, y una estudiante vietnamita fue apuñalada por otros extremistas en la puerta de un albergue estudiantil. En la ciudad siberiana de Chita, dos adolescentes ebrios de 15 y 16 años asesinaron a puñaladas a un ciudadano chino.