Entrevista

'Lucía, mi pediatra', ganadora del Premio Especial 20minutos: "Llegué para hablar de lo que me hubiera gustado que me contaran cuando fui madre"

Lucía mi pediatra
'Lucía mi pediatra', premio especial 20minutos en Creadores 2024.
Elena Buenavista
Lucía mi pediatra

Cuenta la conocida pediatra Lucía Galán (Oviedo, 1978) que con cinco años y tras superar una grave enfermedad decidió ser "médico de niños". Cuatro décadas después, acumula más de 20 años de experiencia como pediatra y, además, se ha convertido en una de las grandes divulgadoras en su materia. Es fundadora y directora de Centro Creciendo, que cuenta con sedes en Alicante y Madrid y emplea a un equipo de 140 personas, ha escrito siete libros y siete cuentos -con los que suma más de 60 ediciones y más de un millón de lectores-, es miembro del Consejo Asesor de UNICEF y tiene dos hijos adolescentes. 

Este currículum le ha hecho merecer este año el Premio Especial Creadores 20minutos, un galardón que recoge con "honor" y en lunes, un día que en sus "compartimentadas" semanas suele dedicar a estar en su casa, en Alicante, para acompañar a sus hijos al colegios, ir al gimnasio y echar horas frente al ordenador, ya sea escribiendo o gestionando el equipo que tiene detrás.

Ha recibido muchos premios a lo largo de su carrera, ¿qué significa para usted el Premio Especial Creadores 20minutos 2024?Es un honor porque coincide con mis 10 años de divulgación en redes sociales y escribiendo libros . Es muy simbólico y bonito, me siento muy honrada, agradecida, feliz... ¡Vamos a por otros diez años!

¿Se imaginaba cuando empezó la carrera que se convertiría en divulgadora, además de pediatra?Realmente no, porque cuando empecé ni existían las redes sociales. Siempre me había gustado escribir y ya había hecho algunos pinitos, fantaseaba con la idea de poder seguir escribiendo, pero nunca como una profesión literaria que es lo que tengo con la editorial Planeta, con tantos títulos traducidos a un montón de idiomas en muchos países. Nunca imaginé que sería este mi destino pero me siento muy orgullosa porque ha sido un crecimiento paulatino, fiel a mi estilo, alejándome de las tendencias en las redes. Es una fórmula que funciona y que seguirá funcionando porque creo que lo que las familias necesitan es realidad, conocimiento, experiencia y sentido común.

Si es que era 'influencer' cuando ni siquiera existía esa palabra... Cuando empecé a subir contenidos a las redes sociales, lo que había era un perfil de personas con las que no me sentía identificada. Tenía claro que yo no iba a vender ningún producto, sino a compartir lo mismo que hacía con mis pacientes en la consulta. En ese sentido sí me siento pionera en un mundo con divulgadores maravillosos casi de cualquier campo. Yo llegué para hablar de virus, maternidad, posparto... de todo lo que me hubiera gustado que me contaran cuando fui madre. Lo que me movió fue intentar ayudar a más personas a través de mi mensaje.

Lo que me movió fue intentar ayudar a más personas a través de mi mensaje

Usted ayuda y anima a mucha gente, pero ¿cómo se anima a Lucía Galán?Soy bastante simple [ríe]. Yo me recargo las pilas en mi casa con mis hijos, mi pareja, mis padres cuando los puedo ver y con paseos por el mar, escuchando buena música y metiéndome en la cama a las 21.30 horas con un buen libro. Cuando tengo momentos de debilidad o dificultad, tengo la suerte poder leer todos los días cientos de mensajes de apoyo, de agradecimiento, de luz, esperanza... Es tan bonito, ¡ojalá todo el mundo en nuestro trabajo recibiésemos este refuerzo a diario! ¡Es precioso tener un millón de lectores que están ahí incondicionalmente y te entienden! Realmente, mis seguidores me conocen porque en mis libros yo me doy entera.

Imagino que su día a día no es nada monótono, pero ¿qué costumbres intenta respetar día a día?Soy muy compartimental y tengo las semanas divididas en tareas. Los lunes empiezo la semana yendo al gimnasio a primera hora tras ir al colegio y luego en casa hago trabajo de ordenador: gestiono equipos o, si estoy con un proyecto literario, tengo por delante cuatro o cinco horas de escritura que son para mí; y por las tardes, recoger a los hijos, llevarlos a los extraescolares y entre una cosa y otra, llamadas, mails... Los martes y miércoles paso consulta en Centro Creciendo. Los jueves y viernes es cuando me pongo los viajes a los Centro Creciendo de Madrid o para compromisos editoriales.

Está ahora inmersa en un curso sobre educación sexual en familia junto a Nayara Malnero. ¿A qué edad conviene empezar a hablar de sexo con los hijos y cuáles son las claves para abordar estos temas para las familias que les dé pudor?Sí, ha tenido una acogida increíble porque las familias quieren hablar de sexualidad con sus hijos pero no saben cómo. Son temas que hay que abordar desde que son muy pequeños. Hay que gestionar con los niños preguntas tan inocentes pero a la vez frecuentes como '¿por qué papá es diferente a la mamá?' cuando nos ven en la ducha o como '¿de dónde vienen los niños?' y que necesitan una respuesta. Si respondemos con evasivas a preguntas 'incómodas' ellos aprenden de forma inconsciente que con papá y mamá de esos temas no se habla y llegarán a la preadolescencia buscando esa información en otros lugares y ahí es cuando tenemos un problema: la pornografía entra en la vida de los niños a partir de los nueve o diez años, es tremendo. De ahí la importancia de explicar a las familias cómo abordar este tipo de preguntas desde que son muy pequeños para que entiendan que papá y mamá siempre están ahí para hablar de todos los temas. También es muy importante la parte de la intimidad y el respeto, del pedir permiso a la hora de desvestirles, yo siempre lo hago en la consulta. Así ellos aprenden el superpoder de 'mi cuerpo es mío y soy yo quien autorizo o no a que me hagan esto'. En el curso también abordamos el consentimiento y la intimidad porque ese es el primer paso para frenar abusos infantiles y para denunciar cuando ellos perciban que alguien les está haciendo algo que les haga sentir incómodos. A partir de ahí, el curso avanza en temas de adolescencia, la primera pareja, la primera relación sexual, la masturbación, enfermedades de transmisión sexual...

Las familias quieren hablar de sexualidad con sus hijos pero no saben cómo. Son temas que hay que abordar desde muy pequeños"

¿Qué ve ahora en la consulta que no veía hace 10 ó 15 años?El abuso e incluso la adicción a las tecnologías en la infancia. Normalizar el hecho de darle a un niño de dos años un móvil para que se entretenga durante la consulta para que podemos hablar, o hacer la compra en el supermercado con los niños con una pantalla, son cosas que me impactan. Es algo que ha calado y ya hay datos de los daños, los menores de dos años no deberían estar expuestos a ningún tipo de pantalla y que este sea el menor posible hasta la adolescencia si fuese posible. Los niños necesitan estímulos y ver a sus padres cómo hacen la compra porque eso nutre su cerebro pero con una pantalla delante bloqueamos ese neurodesarrollo.

¿Cuáles son los problemas de salud pediátrica que más le preocupan actualmente?Fundamentalmente dos. La salud mental, que en la infancia sigue bastante en la sombra. Si en adultos está estigmatizada, en la infancia ya ni te cuento. En este campo aún queda mucho por hacer. Y la alimentación. Casi 40% de la infancia tiene sobrepeso y obesidad en España y esto es muchísimo. No por estética, sino porque estamos viendo enfermedades que antes no veíamos en chicos jóvenes como diabetes tipo 2 en chicos de 14-16 años, hipertensión en 16-17 años o infarto de miocardio a los 36... Además del impacto que tiene la obesidad en la salud mental. Tenemos que ser conscientes de que, los primeros años de vida, lo que comen nuestros hijos es lo que nosotros compramos y de que lo que tenemos en la despensa va a marcar sus hábitos de vida saludable. Es una responsabilidad muy importante porque de cómo coma sus primeros diez años dependerá mucho cómo coma de adolescente y adulto.

¿A qué edades empiezan los problemas de salud mental?La ansiedad, depresión, manías, obsesiones, tics se pueden ver perfectamente desde los seis-ocho años.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad tan temprana?Los tics nerviosos, en concreto, tienen un componente hereditario importante. La ansiedad también y depende mucho del contexto en el que vive el niño y el estado emocional de los padres. Somos el espejo donde se reflejan nuestros hijos y si los índices de ansiedad han aumentado en los adultos, que son quienes educan a los niños... Siempre digo que 'si mamá está bien, todo está bien' que viene a explicar que desde un estado de desasosiego y angustia vital es difícil educar de forma emocionalmente estable. Hay una parte de trastornos mentales que van de serie, que son inherentes, nadie elige tener una depresión o una esclerosis múltiple y hay otro tipo de enfermedades mentales que dependen del contexto.

Cuando ve entrar en su consulta un niño o niña con sobrepeso, ¿cómo aborda el tema con la familia?
Si acuden por ese motivo, es más fácil. La mayor parte de los padres que tienen hijos con sobrepeso u obesidad no lo perciben como un problema de salud, esto es una dificultad añadida. En ocasiones, los padres también tienen sobrepeso u obesidad.  El problema es mucho más complejo que ver qué come el niño. Es más qué come la familia, cómo hace la compra, cuáles son los hábitos de vida de esa familia, cómo se mueve, qué costumbres tiene. Si no vamos a la familia, es muy difícil cambiar los hábitos de un niño, que come lo que los padres compran y comen. Es importante tener una visión empática y sensible de las circunstancias de la familia e intentar cambiar los hábitos de toda la familia y hacerles entender que esto va a ser bueno para todos. Yo les pido que apunten en una libreta qué comen y beben cada día durante una semana y así veo que quizá hay hábitos normalizados que nadie les ha explicado que no son saludables como tomar bebidas azucaradas día sí día no.

Lo que comen nuestros hijos es lo que compramos y lo que tenemos en la despensa va a marcar sus hábitos de vida saludable"

Es que debe ser delicado.Sí, pero también es nuestra responsabilidad como médicos. Es como si viene por una conjuntivitis pero ves una lesión cutánea de mal aspecto, no puedes obviarlo. Si vienen por infección respiratoria pero tiene obesidad, hay que abordarlo.

Hablando de hábitos saludables, ¿cómo podemos prevenir que los adolescentes se inicien en el vapeo o en el tabaco?Con mucha información. El vapeo es la primera puerta de entrada al tabaco, los niños que vapean tiene mucho más riesgo de convertirse luego en fumadores. Además, es tóxico, aumenta el riesgo de cáncer y de enfermedades pulmonares, no es inocuo. Con serenidad y tranquilidad, igual que les explicas la importancia de protegerse cuando tengan relaciones sexuales o que no hay subir en el coche de un amigo que ha tomado alcohol.

Ahora que buscamos todo por internet, ¿cómo se puede identificar una fuente médica fiable?
No es tarea fácil, a veces nos la cuelan incluso a nosotros. Siempre recomiendo ver quién escribe lo que estás leyendo, si es una persona cualificada sobre el tema y si incluye fuentes bibliográficas. Además, cuando te dicen algo que choca absolutamente con lo que hasta ahora habías escuchado o leído, que es muy llamativo o alarmista, por precaución, cógelo con pinzas y sigue analizando, porque si no, es fácil caer en el alarmismo y compartirlo.

No hay cantidad de alcohol segura durante el embarazo, cualquier cantidad puede provocar un daño en el bebé"

¿Cuál es el bulo más frecuente y peligroso que ha escuchado en la consulta?'Que te tomes una copa de vino o una cerveza estando embarazada no pasa nada'. Esto se sigue escuchando y viendo en las terrazas. Yo misma tuve que contenerme la semana pasada al ver a una mamá embarazada. No hay cantidad de alcohol segura durante el embarazo, cualquier cantidad puede provocar un daño en el bebé y el consumo de alcohol durante el embarazo es la causa prevenible más frecuente de discapacidad intelectual. Es mucho más frecuente de lo que pensamos: uno de cada cien niños nace en España con trastorno del espectro alcohólico-fetal.

Usted que ya tiene experiencia en esto, ¿es más duro el cansancio físico de la crianza de un recién nacido o el mental de la convivencia con adolescentes?Lo más difícil es el agotamiento físico y mental de los primeros tres años, porque te pilla joven, sin información, sin experiencia y con un miedo atroz porque te enfrentas por primera vez a algo completamente nuevo y desconocido, y en un estado de cansancio y sin tiempo para cuidar de uno mismo. La adolescencia no es fácil, pero tenemos mucho tiempo para prepararnos. Siempre digo que los padres invierten mucho tiempo para prepararse para la primera infancia, pero siempre insisto en que no hay que olvidarse de la adolescencia. Si sabes cómo va a cambiar el cerebro de tu hijo, cómo se va a comportar, cómo te va a hablar, cuánto va a durar, es mucho más llevadera la carga mental. El saber es poder. No hay nada que te dé más sensación de control y de calma que tener el conocimiento.

Lolita Belenguer
Redactora '20minutos'

Periodista y portadista en 20minutos desde 2012. Empecé en la sección de Multimedia y de ahí he pasado por Redes, Cultura, Cierre y Mi Bolsillo. Desde hace cuatro años formo parte del equipo de Última Hora lidiando sobre todo con el coronavirus. Me gusta escribir de salud, ciencia, medio ambiente, educación y temas sociales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento