Las dos mujeres fueron arrestadas en la misma fiesta que Lubna Hussein, una ex periodista que también fue condenada por usar pantalones y difundió su caso como parte de una campaña contra las leyes del orden público de Sudán, dijo Hussein a Reuters.

El juez Hassan Mohamed Ali condenó a cada mujer a 20 latigazos y a un multa de 250 libras sudanesas (73,4 euros) el jueves por la tarde en una corte del este de Jartum.

Personas que apoyan a las mujeres dijeron a periodistas que el castigo, usualmente aplicado inmediatamente después de la condena, fue pospuesto después de que las mujeres apelaron.

Hussein, quien estaba el jueves en la corte, dijo que las últimas sentencias mostraban que su campaña aún tenía un largo camino por recorrer.

'La campaña ha tenido éxito en mostrar al mundo que hay leyes injustas contra las mujeres en Sudán. Pero seguiremos luchando', sostuvo.

Las dos mujeres, ambas musulmanas de 25 y 27 años, no quisieron dar sus nombres a los periodistas.

Abogados y seguidores en el juicio también dijeron que no darán a conocer los nombres debido a que las mujeres pertenecen a familias conservadoras.

Los casos de indecencia son comunes en Sudán, donde hay una brecha cultural entre el norte, principalmente musulmán, y el sur, dominado por cristianos y seguidores de creencias tradicionales.

Muchas activistas se quejan de que las regulaciones de orden público de Sudán son vagas y dan demasiada libertad a la policía para determinar cuál es una vestimenta decente para las mujeres.

Hussein fue arrestada en julio por la policía de orden público de Sudán en una fiesta en Jartum junto a otras 12 mujeres, 10 de las cuales se declararon culpables de cargos similares y fueron azotadas, dijo.

La joven fue encarcelada en septiembre tras negarse a pagar la multa por la misma ofensa, pero fue liberada tras pasar un día en prisión después de que el sindicato de prensa del país realizara el pago.