Díaz cede poder interno a sus socios dentro de Sumar pero busca seguir marcando la línea política de la alianza en el Gobierno

Yolanda Díaz no seguirá siendo coordinadora general de Sumar tras el batacazo en las elecciones europeas, tal y como anunció este lunes.
Yolanda Díaz no seguirá siendo coordinadora general de Sumar tras el batacazo en las elecciones europeas, tal y como anunció este lunes.
Yolanda Díaz no seguirá siendo coordinadora general de Sumar tras el batacazo en las elecciones europeas, tal y como anunció este lunes.
La ya exlíder de Sumar y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, este lunes.
EFE - EP

Yolanda Díaz no seguirá siendo coordinadora general de Sumar tras el batacazo en las elecciones europeas, tal y como anunció este lunes. Pero la vicepresidenta, que confirmó que sí se mantendrá en su cargo dentro del Gobierno, no lo hará como una figura secundaria, sometiéndose a las líneas que le marque la nueva dirección de la coalición que se elija en las próximas semanas. Fuentes de Sumar explican que "el liderazgo de Yolanda no desaparece" de la noche a la mañana y que eso implica que Díaz quiere seguir teniendo mando en plaza a la hora de definir la acción política de la coalición.

"Es necesario dar un paso al lado para dar un paso adelante en la política que sirve a la gente", explicó la vicepresidenta en su anuncio de este lunes, que publicó pasadas las 15.00 horas en un vídeo. Su movimiento responde tanto a la debacle electoral en las europeas como a las críticas lanzadas públicamente por IU y Más Madrid ante esos malos resultados. Pero, en su comunicado, la vicepresidenta dejó claro que seguirá en el Gobierno y se refirió en varias ocasiones a sus deberes como ministra. Y no planteó expresamente que esa acción política dentro del Ejecutivo fuera a estar sujeta a las directrices de la nueva cúpula de Sumar.

Díaz se limitó a admitir que, debido a la sucesión de crisis internas en la alianza a la izquierda del PSOE, "en estos meses" no ha "hecho las cosas que debía hacer y las que mejor" sabe, y "la ciudadanía lo ha percibido". Y fuentes de su entorno más inmediato explican que precisamente el "paso al lado" de la dirigente busca desembarazarse de toda esa tarea orgánica, que es la que más problemas ha generado en Sumar, para centrarse en la labor estrictamente política, la que permitió a Díaz cultivar un perfil muy valorado como ministra de Trabajo.

Los grandes conflictos internos en la coalición no han sido por diferencias de discurso o de estrategia, sino por el reparto de puestos en las listas —por ejemplo, en la de las elecciones europeas— o por a qué partido se da la batuta del espacio a la izquierda del PSOE en cada comunidad. Y esa es precisamente la parte del liderazgo de Sumar a la que renuncia Díaz, según explican fuentes próximas a ella: la orgánica, no la política, que —recuerdan estas fuentes— sigue siendo la que mejor valoración reporta a la dirigente.

Las fuentes consultadas admiten que, sin la vicepresidenta al frente de la coalición de partidos, Movimiento Sumar (la formación que representa a la vicepresidenta dentro de la alianza) dejará de poder aspirar a situarse por encima de IU, Más Madrid o Catalunya en Comú, como era la intención inicial de Díaz, y pasará a ser un partido más. En eso, la vicepresidenta cede y asume que ahora sus aliados tendrán que tener mucho mayor peso en la toma de decisiones sobre la construcción y el desarrollo de la alianza Sumar. Pero en el Gobierno, el mando lo seguirá teniendo ella.

En la práctica, las implicaciones de este movimiento se entienden mejor con un ejemplo. Con este nuevo reparto de roles, si mañana tuviera lugar una nueva negociación sobre listas electorales, la coordinará ya la nueva dirección que elija Sumar, sin Díaz de por medio. Esto implica (en teoría) que partidos como Más Madrid o IU podrán tener más margen de maniobra para negociar sus candidatos sin dedazos de la dirección. Pero, a su vez, si el ala socialista del Gobierno tomase mañana una decisión sin consultar a Sumar, la encargada de elaborar y liderar la respuesta a la misma sería Díaz.

Mónica García se descarta

Todas las fuentes consultadas explican que aún es pronto para determinar quién será el dirigente que tome las riendas de la coordinación general de Sumar en sustitución de Díaz. No obstante, fuentes del entorno más próximo a la líder de Más Madrid, Mónica García, descartan que ella vaya a aspirar a liderar una alianza en la que la militancia de Más Madrid cada vez cree menos. De hecho, estas fuentes insisten en el modelo que el partido madrileño lleva defendiendo varios meses: que Sumar debe ser única y exclusivamente una alianza de partidos ya existentes, como IU, Catalunya en Comú o la propia Más Madrid. Es decir, que Yolanda Díaz no debería haber intentado crear su propia formación por encima del resto.

En cualquier caso, la incógnita sobre quién tomará las riendas de la parte orgánica de Sumar durará poco. A última hora de este lunes, la formación anunció que el jueves reunirá a su Grupo Coordinador, su máximo órgano entre congresos, "para elegir la nueva coordinación general". La nueva dirigencia no pasará por un nuevo congreso, aunque aún es una incógnita si se escogerá un nuevo líder interino o si Sumar apostará por un dirigente con peso para la compleja tarea que tiene por delante: desarrollar la alianza de la izquierda a la izquierda del PSOE en un contexto muy complejo y de tanta debilidad como demostraron el domingo los pobres resultados electorales.

Daniel Ríos
Redactor '20minutos'

Redactor de Nacional. Me hice mayor en Infolibre y llegué a 20minutos a finales de 2019. Sigo a Sumar y a Podemos y me paso la vida en el Congreso, donde también me encargo de la crónica parlamentaria. Cosecha de 1993.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento