Las Tablas de Daimiel
Las Tablas de Daimiel en una imagen de archivo. REUTERS

La Comisión Europea investiga posibles vulneraciones de la normativa medioambiental de la UE en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, en Castilla-La Mancha. El Ejecutivo comunitario ha pedido a las autoridades españolas que le informen de las medidas que han tomado para frenar la degradación de este humedal, que está incluido en la red Natura 2000 de espacios protegidos por la legislación comunitaria.

No se pueden perder espacios que nunca se podrían recuperar

"Hemos comenzado por iniciativa propia una investigación sobre una posible infracción medioambiental en Las Tablas de Daimiel", en concreto de la directiva de hábitats, afirmó la portavoz de Medio Ambiente del Ejecutivo comunitario, Barbara Helfferich.

La investigación se lanzó el pasado 14 de octubre y la Comisión ha pedido ya a las autoridades españolas "información general sobre la situación en la zona, si hay o no un plan de gestión, ya que se trata de un área protegida, y qué medidas se han tomado para frenar la degradación medioambiental".

Al final de esta investigación preliminar, que durará 10 semanas, la Comisión decidirá si cierra el caso o lanza un procedimiento de infracción oficial contra España por no garantizar la protección de Las Tablas de Daimiel y exigir que se apliquen medidas correctivas. En caso contrario, el expediente podría acabar ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo.

Reserva de la Biosfera

El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, advirtió este miércoles de que "Las Tablas de Daimiel son Reserva de la Biosfera y estamos a punto de perderlas".

Puxeu urgió a las autoridades competentes de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha a que, junto con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, "endurezcan los usos" de la zona del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel para "preservar" el acuífero, "fundamental" para que las aves migratorias utilicen España como plataforma.

Asimismo, anunció una aportación externa de agua "radical" para la zona, ya que la tundra que habita debajo de los humedales ha entrado en un proceso de incineración natural debido a la escasez de agua. "Aunque no es una medida ortodoxa vamos a llevarla a cabo de forma inmediata", anunció, ya que a su juicio, no se pueden perder espacios que "nunca" se podrían recuperar.