Isaac P.C, conocido como el violador del búho, aprovechó hoy su turno a la última palabra en el juicio que concluyó en la Audiencia Provincial de Madrid para mostrar su arrepentimiento por las agresiones sexuales cometidas entre 2001 y 2008 contra 18 mujeres, a quienes pidió perdón por sus vejaciones.

Cuando este tipo de personas sale de la cárcel, reinciden matando a sus víctimas

"Me arrepiento y pido perdón a las víctimas". Con las palabras del acusado, la vista oral quedó vista para sentencia. En la última sesión, los médicos forenses ratificaron los informes periciales que le diagnostican como un peligroso psicópata sexual.

Este encofrador de Vallecas, que agredía a sus víctimas tras dejar a su novia en casa, se enfrenta a una petición fiscal de más de 250 años de cárcel por 19 agresiones sexuales, cinco robos con intimidación y lesiones.

La Sala podría acceder a la petición de las acusaciones populares de aplicarle la llamada Doctrina Parot para que los beneficios penitenciarios se le resten del total de la condena impuesta y no sobre los 20 años máximos que prevé la ley para que un preso esté encarcelado.

Arrepentimiento

En su turno a la última palabra, el procesado se opuso a que los beneficios penitenciarios que obtenga se computen respecto a la suma de las penas que se le impongan, apelando a la sensibilidad de la Sala por el hecho de reconocer los hechos y mostrar su arrepentimiento. Además, reclamó que se le someta a un tratamiento psicológico para superar su trastorno. Las acusaciones particulares reclamaron cerca de 120.000 euros por cada víctima

La abogada Victoria Blanco, que ejerce como acusación particular en nombre de varias víctimas, calificó de "artimaña" la estrategia seguida por el acusado, con el objetivo de que el tribunal le sea benevolente a la hora de que no se le aplique la Doctrina Parot para no cumplir íntegra la pena de 20 años de cárcel.

Blanco trajo a colación el caso Mari Luz para ilustrar cómo un agresor sexual que ha pasado por la cárcel reincide en sus hechos con la idea de "no dejar huella". "Cuando este tipo de personas sale de la cárcel, reinciden matando a sus víctimas. Afina y las mata", aseveró.

Declaración de culpabilidad

El pasado martes, el fiscal y el abogado del procesaron alcanzaron un acuerdo de conformidad después de que el agresor sexual se declarara culpable. El acuerdo consiste en penar con trece años y medio los delitos de violaciones en los que se utilizó arma frente a los quince años de cárcel que pedía el fiscal, mientras que las agresiones sin arma se mantienen en diez años.

Respecto a la responsabilidad penal, las acusaciones particulares reclamaron cerca de 120.000 euros por cada víctima. En este tipo de casos es habitual que la Sala conceda indemnizaciones de entre 12.000 y 20.000 euros, atendiendo a las circunstancias de cada afectada.

Consulta aquí más noticias de Madrid.