Policía y Guardia Civil identificaron el curso pasado a cerca de 1.200 jóvenes en los alrededores de los institutos de la provincia. De ellos, a 175 les pidieron el carné en la capital y a unos 1.000 en la provincia. En la ciudad, la Policía pilló a 33 chavales consumiendo drogas y requisó 51 gramos de hachís, 40 de marihuana y 28 pastillas estupefacientes.

Los datos corresponden al curso pasado dentro del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar, un programa que comenzó hace dos cursos y que continuará en el actual. «Ha sido muy efectivo», dijeron ayer tanto el subdelegado del Gobierno, Antonio Cruz, como la delegada de Educación, Ana Gámez, aunque no ofrecieron datos que demostraran esa eficacia.

El anterior plan de convivencia, los Cuerpos de Seguridad realizaron 1.300 servicios de vigilancia y, dentro de los colegios e institutos, impartieron más de 100 charlas a los alumnos sobre prevención de drogas y conductas violentas (acoso escolar, agresiones, etc.) y realizaron unas 200 reuniones con personal docente.

Los centros tienen una línea telefónica directa con expertos policiales en temas de menores para cualquier incidencia.

Según la delegada de Educación, de los 210 centros adheridos al plan de seguridad, tan sólo siete presentan problemas de convivencia, todos ellos en la capital, aunque eludió dar más detalles «porque no es bueno señalar», dijo.

Faltan centros

El PP denunció ayer que el área metropolitana ofrece 30.000 plazas escolares para 50.000 alumnos, lo que evidencia una clara falta de centros y desemboca en «la proliferación de aulas prefabricadas como las del colegio Tierno Galván de La Zubia, que llevan funcionando desde 2005». Según el PP, hacen falta cuatro centros infantiles y de Primaria, y seis de Secundaria.

Consulta aquí más noticias de Granada.