Un hombre armado que mantuvo este miércoles secuestradas a varias personas en un edificio oficial de la ciudad de Edmonton, unos 2.600 kilómetros al oeste de Ottawa, en Canadá, se entregó finalmente a las autoridades.

El secuestrador liberó a primeras horas de la noche a los dos últimos rehenes que retenía en las oficinas del Consejo de Incapacidad Laboral (CIL), tras varias horas de negociaciones con las autoridades.

Los rehenes no sufrieron heridas durante el tiempo que estuvieron retenidosLos ocho rehenes (y no 11 como, se había informado inicialmente) no sufrieron heridas durante el tiempo que estuvieron retenidos.

El incidente se inició poco antes de las 9.00 de la mañana, hora local, cuando la policía recibió una llamada informando que un hombre armado había entrado en el edificio del Consejo de Incapacidad Laboral situado en las cercanías del parlamento provincial de Alberta.

De forma inmediata, la policía acordonó una amplia área del centro de Edmonton, evacuó a unas 700 personas que se encontraban en el edificio y ordenó que los ocupantes de edificios aledaños permaneciesen en el interior durante horas.

El individuo, descrito como un hombre de elevada estatura, calvo y armado con un rifle, se atrincheró con ocho personas en una de las oficinas del edificio.

Cobertura médica

Poco después del inicio del secuestro, un negociador de la policía se puso en contacto con el secuestrador, descrito como un trabajador que había solicitado cobertura médica a CIL, y negoció la paulatina liberación de sus rehenes.

El secuestrador dijo
que quería llamar
la atención sobre
su problema
Al menos un rehén fue liberado poco después del inicio del incidente por problemas médicos y fue transportado por ambulancia hasta un hospital.

El secuestrador confesó durante el día que uno de sus objetivos era llamar la atención sobre un conflicto que mantenía con CIL y contactar con los medios de comunicación para contar su historia.

En el transcurso del incidente, agentes de policía equipados para operaciones de rescate habían intentado entrar al menos una vez en el edificio pero salieron del interior al cabo de unos pocos minutos.