Falta de ginecólogos en Madrid
Verónica y José Manuel muestran la reclamación por la agenda de fertilidad en el Hospital de Móstoles. JORGE PARÍS

Verónica García y José Manuel Martínez, matrimonio de 28 años, no pueden tener hijos y llevan un año sometidos a un tratamiento de fertilidad en el Hospital de Móstoles. Les quedaba sólo un mes para la inseminación, el paso final del proceso. Pero hace dos semanas fueron a hacerse una de las últimas pruebas y les dieron con la puerta en las narices. "Sin previo aviso y sin explicaciones, la doctora nos dijo que tenía una mala noticia: se cerraba la unidad y no sabían cuándo volverían a abrirla", explica Verónica, que escribió una carta a 20 minutos para denunciar su caso.

La doctora nos dijo que tenía una mala noticia: se cerraba la unidad y no sabían cuándo volverían a abrirla

La suya no es una queja aislada. En el mismo hospital hay decenas de parejas que han presentado reclamaciones en Atención al Paciente por el mismo motivo.

El retraso en la inseminación a Verónica puede convertirse en un problema grave: "Las pruebas que ya me he hecho tienen una validez de 4 a 6 meses. Si se demoran mucho, tendré que volver a hacérmelas", lamenta. Algunas de esas pruebas son delicadas, requieren cirugía y suponen un riesgo para la salud del paciente.

"Para siempre sin hijos"

Otra de las mujeres afectadas en Móstoles está rozando los 40 años, una edad en la que las mujeres pierden rápidamente su fertilidad. Esta mujer teme "que se retrase mucho su entrada en quirófano y se pueda quedar para siempre sin hijos".

Al abrir los nuevos hospitales, se dotaron con ginecólogos de los centros antiguos y nos han dejado en cuadro

La causa de este desajuste está en la "falta de médicos" en el servicio de ginecología. "De los 22 especialistas programados para la unidad, faltan ocho: seis fueron trasladados a los nuevos hospitales y otros dos están de baja por enfermedad", según fuentes de UGT en el hospital. "La lista de espera para inseminación es muy importante, tremenda, de más de un año", añaden.

La dirección del centro, por su parte, no explica cuándo podrá inseminar a las mujeres y remite a la Consejería de Sanidad, que se limita a decir, sin dar datos, que "los hospitales de la región cuentan con los ginecólogos suficientes para atender a la población".

Sin embargo, los profesionales que trabajan día a día en los hospitales no piensan lo mismo. "Al abrir los nuevos hospitales, se dotaron con ginecólogos de los centros antiguos y nos han dejado en cuadro", explica el jefe de ginecología del Hospital Severo Ochoa de Leganés, Javier Martínez Salmeán.

Parto y urgencias primero

Allí tienen un déficit de seis especialistas y se han visto obligados a cerrar la lista de inseminación en dos ocasiones. "Cubrir consultas en esta situación es muy difícil. Los casos de reproducción se tienen que aplazar para priorizar las urgencias, los partos y las cirugías", añade el experto.

La escasez de ginecólogos por la derivación de médicos a las nuevas clínicas se ha cebado "con los hospitales medianos de la región, principalmente los del sur", según el secretario de la Federación en Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez-Bayle.

Además de los casos de Móstoles y Leganés, también se han registrado problemas en Alcorcón y Getafe. "Es un fallo de planificación de plantillas, no se puede montar un hospital sin médicos", sentencia Sánchez-Bayle.

Vistas estas deficiencias y las largas listas de espera, a muchas mujeres sólo les queda la opción de las clínicas privadas. "Allí sé que me atenderían sin problemas, pero a ver quién paga las cuotas", dice Verónica. Un tratamiento de fertilidad en la privada cuesta, al menos, 3.000 euros.

¿Dónde hay reproducción asistida?

Las parejas que no pueden tener descendencia de forma natural pueden someterse a un tratamiento de reproducción artificial en clínicas privadas o en hospitales públicos.

En este último caso, la Comunidad tiene abiertas cinco unidades específicas de reproducción asistida integral en el Gregorio Marañón, el 12 de Octubre, La Paz, la Fundación Jiménez Díaz y el Príncipe de Asturias. Otros hospitales públicos tienen agenda de fertilidad.

  • Retraso de un año: Desde que un paciente pide cita con el especialista hasta que le diagnostican su dolencia puede pasar más de un año. Sólo para ir a consulta pueden pasar 200 días, según asociaciones críticas con la sanidad madrileña.
  • En lista de espera: Los hospitales públicos de la región han realizado este verano 54.058 operaciones quirúrgicas a pacientes en lista de espera, lo que supone un aumento del 15% respecto al año pasado, según la Consejería de Sanidad.

Consulta aquí más noticias de Madrid.