Congreso del Observatorio de la Violencia Doméstica
Primera fila, de izda a dcha, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, el presidente del Senado, Javier Rojo, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, y el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido. EFE

Las denuncias presentadas por los familiares y amigos de las víctimas de maltrato aumentaron un 116% el pasado año, lo que demuestra que su entorno cercano comprende cada vez mejor el peligro real al que se enfrenta la mujer maltratada, afirmó este miércoles en el Senado la ministra de Igualdad, Bibiana Aído.

En este sentido, el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de Rosa, afirmó hace poco más de un mes que en 2009 cada vez más denuncias provienen de terceros.

Se está logrando una mayor implicación social acerca de este problema

La ministra de Igualdad apuntó que la ley contra la violencia doméstica es una herramienta útil, pero que por sí misma no puede acabar con la violencia de los hombres sobre las mujeres. Sin embargo, sin ella la situación actual sería "completamente" distinta y aseguró que se está logrando una mayor implicación social acerca de este problema, aunque no exista "un posicionamiento sostenido en el tiempo".

Aído hizo estas declaraciones durante la apertura del III Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, al que asistieron el ministro de Justicia, Francisco Caamaño y el fiscal general, Cándido Conde-Pumpido, entre otros.

Punto de partida

Conde-Pumpido pidió no rendirse ante "la lentitud" de unos resultados en la lucha contra la violencia machista que se han hecho esperar durante siglos y que por tanto "sólo serán mensurables desde una proyección histórica". Añadió que la ley contra la violencia de género aprobada hace cuatro años no es más que un punto de partida. Desde la promulgación de la ley no se ha dejado de implementar el marco normativo e institucional

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, explicó que desde la promulgación de esta ley no se ha dejado de implementar el marco normativo e institucional para seguir avanzado.

Caamaño recalcó que la justicia no es responsabilidad sólo de quienes hacen y aplican las leyes, sino de todos.

Sobre la aplicación de la ley, la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Inmaculada Montalbán, avanzó dos posibles conclusiones: la norma necesita unificar criterios jurisprudenciales en algunos aspectos controvertidos y es necesario mejorar algunas normas procesales que intervienen en la mecánica de un profesional.