Alumnos de instituto.
Alumnos de instituto. ARCHIVO

En el curso 2007-2008 había en España 433.000 alumnos de 15 años matriculados. Sólo el 57,7% de ellos estaban en el curso que le correspondía por su edad (tasa de idoneidad), es decir 4º de ESO. Mientras, el 42,36% había repetido alguna vez y por eso no se encontraba su nivel correspondiente. Entre los de 14 años (que deben estar en 3º de ESO) la tasa de idoneidad era del 63,3%.

Además, esta estadística, del Ministerio de Educación, refleja grandes diferencias entre unas comunidades autónomas y otras. Estos datos repiten el patrón clásico que diferencia el nivel de educación siempre en perjuicio de las regiones meridionales y las islas: Ceuta, Melilla, Canarias, Extremadura, Andalucía y Murcia.

Diez años de descensos

Un reportaje publicado en la revista Magisterio con estos datos constata además que esta tasa de idoneidad marcó su máximo en 1999, cuando alcanzó el 64,6% entre los alumnos de 15 años y el 77,5% entre los de 14. Ahora, como se ha dicho, se sitúan respectivamente en el citado 57,7% y 66,3%. La tasa de idoneidad marcó su máximo en 1999

Es decir, que tras el incremento producido en la tasa de idoneidad en los años 90, en la última década no ha dejado de reducirse.

"Este descenso de la tasa de idoneidad es un efecto del sistema educativo", señala con rotundidad Carmen Guaita, portavoz del sindicato de profesores Anpe. Guaita reclama que en el próximo pacto estatal sobre educación se flexibilice la educación secundaria, para afrontar la desmotivación que, a su entender, muchos alumnos sufren al ser obligados a seguir un itinerario muy rígido: "El problema es que estén todos haciendo lo mismo".