Inmigrantes Melilla
Inmigrantes subsaharianos, en Melilla (Reuters). Reuters

El coordinador de MSF, Javier Gabaldón, denunció desde la zona donde se encuentran los inmigrantes la gravísima situación que están viviendo los 800 inmigrantes subsaharianos "abandonados a su suerte en el desierto del Sáhara por el Ejército marroquí".

Entre ellos se encuentran treinta heridos, varios graves, embarazadas, niños y enfermos. Gabaldón, que forma parte del equipo de Médicos sin Fronteras, señaló a EFE por vía telefónica la falta de agua potable en la zona y que, de no revertirse la situación, es seguro que los subsaharianos morirán deshidratados.

Además, de los 700 inmigrantes subsaharianos localizados a dos kilómetros del pequeño pueblo de Al-Chouadie (sureste de Marruecos) y otras cien personas que están más al sur, hay heridos que necesitan ser evacuados con urgencia a causa de sus lesiones, todas ellas sufridas cuando intentaban saltar las vallas fronterizas de Melilla y Ceuta, explicó el médico.

Si no tratamos a los heridos de forma adecuada, pueden padecer amputaciones

"Si no tratamos a los heridos de forma adecuada, algo que en un lugar recóndito y desértico como este no es posible" padecerán después graves consecuencias, incluso amputaciones.

Falta agua

Uno de los problemas esenciales reside en la escasa disponibilidad de agua, ya que los subsaharianos dependen de los recursos económicos que traen para poder comprarla en la pequeña población de Al-Chouidia y de la "generosidad de sus vecinos", agregó el jefe de la misión de Médicos sin Fronteras.

Los médicos de la organización humanitaria han tratado a treinta personas y han proporcionado galletas, agua, mantas y plásticos -todo ello "en cantidades mínimas", porque no tienen más- a las personas que más lo necesitan: las mujeres y ochenta enfermos. También preparan el traslado de 5 heridos a un hospital situado a 150 kilómetros de la zona.

Todos los trasladados fueron capturados en los bosques cercanos a Melilla

Todos Según cuentan los propios inmigrantes a los miembros de Médicos sin Fronteras, "la policía marroquí les conduce en autobuses y camiones hasta esta zona, situada a 600 kilómetros al sur de Oujda, donde eran abandonados anteriormente, tras ser expulsados por la Guardia Civil desde Ceuta y Melilla".

Sin embargo, en declaraciones a RNE, MSF confirmó que ninguno de los 70 inmigrantes deportados ayer por España a Marruecos se encuentra en este grupo. No obstante, nada indica que no puedan correr la misma suerte.

De acuerdo con MSF "la devolución de inmigrantes, tal y como han pactado España y Marruecos, a un país que no tiene una mínima capacidad de acogida que garantice los derechos básicos de las personas vulnera el artículo 3 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes".

Según este artículo de la Convención, firmada por ambos países, ningún Estado Parte procederá a la expulsión, devolución o extradición de una persona a otro Estado en el que se produzcan violaciones manifiestas, patentes o masivas de los derechos humanos".

Críticas de IU a las repatricaciones "sin garantías"

La devolución de varias decenas de inmigrantes que se produjo anoche ha suscitado las críticas de más organizaciones y grupos políticos, entre ellos de IV-IU-ICV, cuyo portavoz, Joan Herrera, calificó de "inaceptable" estos traslados que ejecuta el Gobierno sin tener la seguridad de que se respetan las mínimas garantías para los inmigrantes.

"Hay que comprobar las denuncias efectuadas por diversas ONG que aseguran que el Gobierno de Marruecos ha abandonado a más de mil personas en medio del desierto, donde, parece ser, que ya han muerto 24 personas de sed e inanición. No podemos tolerar esta falta de respeto a los derechos humanos", señala Herrera.

"Algunas de estas personas proceden de países en guerra y podrían acogerse al derecho de asilo, pero se están efectuando repatriaciones sin previa asistencia jurídica y sin que se les informe de que podrían ser considerados refugiados", añadió el diputado.

NOTICIAS RELACIONADAS: