Ian Freed
Ian Freed, vicepresidente de Amazon.

Ian Freed, vicepresidente de Amazon, visitó hace unos días Madrid para hablar sobre el lector de libros electrónicos Kindle y su lanzamiento fuera de Estados Unidos. Freed habló para 20minutos.es sobre la situación de este floreciente negocio: la competencia, los problemas que han surgido y las expectativas de futuro.

¿Por qué Amazon ha decidio sacar ahora el Kindle de Estados Unidos?, ¿por qué no antes?, ¿por qué no después?

La razón es que ahora ya estamos preparados. Con "preparados" me refiero a varias cosas, como la capacidad para ofrecer descargas de libros en 60 segundos y sin cables en más de 100 países. La segunda cuestión es que, cuando vendes libros a más de cien países, cada editorial y cada país tiene distintas políticas de derechos de autor, así que tenemos que hablar con los editores para crear un sistema que permita seleccionar qué libros se pueden distribuir en España, qué libros se pueden distribuir en México, qué libros se pueden distribuir en Tanzania... Esto nos ha llevado a crear un software y una tecnología que lo hace posible y que es ahora cuando está lista.

¿Qué expectativas hay respecto a la acogida de Kindle en países como España?

Los primeros resultados nos han dejado muy satisfechos. Comenzamos a vender Kindle hace un par de semanas. Hemos visto que hay muchos clientes por todo el mundo, muchos en España, muchos en otros países europeos, Alemania, Francia y por supuesto en Reino Unido. Pero también en otras partes del mundo como Tanzania, Botswana, Perú, Islandia e incluso pequeñas islas como las Malvinas.

Los primeros resultados nos han dejado muy satisfechosEstos primeros resultados son muy prometedores. La verdad es que ya éramos bastante optimistas, porque ya antes se vendían muchos libros en ingles en multitud de países. En los primeros 30 días existencia de Amazon, hace ya 15 años, comenzamos a enviar libros escritos en inglés a personas de 45 países. Así aprendimos una lección, supimos que el servicio podría interesarle a mucha gente.

¿Cuál es el mayor obstáculo para la penetración del producto en España?

Sabemos que muchos clientes que leen libros en inglés en muchas partes del mundo, incluido España. Pero también sabemos que hay millones de personas que hablan español fuera de España, por lo que resultaría muy interesante incluir contenidos en ese idioma. Nuestro deseo es que todos los libros en todo idioma estén disponibles en Kindle independientemente de que sigan en las librerías o estén descatalogados. Lógicamente no hemos completado todavía esa misión, pero estamos en el camino.

<p>Kindle.</p>¿El libro electrónico va a acabar con el libro tradicional?

No puede saberse, pero yo creo que  con el paso del tiempo habrá más gente que lea libros digitales. Nuestra esperanza y nuestra misión eraintentar reinventar el libro. Para conseguirlo hemos hecho una serie de cosas, pero no podemos olvidar que lo más importante es que usar el libro electrónico sea tan fácil como leer un libro físico. Cuando creamos Kindle pensamos que era importante que para usarlo no hiciese falta usar un manual, como no hace falta cuando leemos un libro en formato tradicional. El lector tiene que sumergirse en la historia, centrarse en las palabras y conseguir que el dispositivo "desaparezca", que no sea un obstáculo para lectura.

¿Qué piensa sobre el proyecto de Google Books?

Google ha puesto a disposición del público muchos libros que se escribieron antes de 1923 y que ya no están protegidos por derechos de autor, lo cual está muy bien. Además, esos son libros que se puden leer en Kindle, por lo que me parece un trabajo interesante. Pero nuestra idea es acceder a todos los libros que jamás se han impreso. Amazon empezó publicando los libros más populares, los que la gente quiere leer, así que recogimos información sobre sus preferencias a lo largo de 15 años. The New York Times publica cada semana los 110 títulos más populares del momento. De esos 110 libros, 104 están disponibles para Kindle.

¿Cómo se ha solucionado el problema de la desaparición de ediciones antiguas de algunos libros?

En primer lugar cometimos un error, lo reconocemos. Es importante que una empresa reconozca cuándo ha cometido un error, que compense a los clientes y que luego repare el sistema que ha fallado. Hemos aprovechado para arreglar el sistema de software y el sistema manual. Con los clientes, ¿qué hicimos? Nos dirigimos a los clientes que perdieron su copia de 1984 y les ofrecimos devolverles el libro, otra opción era ofrecerle vales por el precio del producto y la tercera opción era reembolsarle el dinero.

Cometemos errores y de ellos se aprendeEs importante verlo en perspectiva, ¿por qué ha sucedido esto? Tenemos una plataforma abierta donde la gente puede poner a disposición libros. Los términos de titularidad asociados a los libros de dominio público varían dependiendo del país del que se trate. Uno de los editores que pusieron a disposición 1984 en nuestro sistema no se dio cuenta de que el libro no podía ser publicado en todos los países. El gran error que cometimos es que lo borramos. Es un asunto muy complicado, porque ahora estamos ofreciendo libros en multitud de países y hay que asegurarse de que las obras publicadas respeten los derechos y normas de todos y cada uno de los lugares en los que se distribuye. Hemos hecho todos los reajustes necesarios y, por supuesto, hemos decidido que no volveremos a borrar ningún libro.

Tenemos una frase que solemos utilizar en Amazon: "Inclinados hacia el futuro". Quiere decir que estamos inclinados hacia adelante, en vez de preocuparnos por el futuro, lo asumimos. Cometemos errores y de ellos se aprende.

¿Cómo ve Amazon a la competencia?

Esta oportunidad de los libros electrónicos va a dar muchos ganadore. Se trata de un negocio muy joven en el que todavía no hay nada decidido. Hay mucho terreno por explotar aún.

Uno de los temas más criticados en los foros de Internet es la posibilidad de registrar el blog de otra persona en Kindle y sacar benefocio del trabajo ajeno. ¿Qué hace Amazon para solucionar esto?

Nosotros intentamos que nuestros clientes estén satisfechos, pero el problema de tener una plataforma abierta es que no es perfecta. Cuando alguien ve que su blog ha sido suscrito sin su permiso, nos avisa y nosotros lo retiramos de Kindle o modificamos la titularidad. No podemos hacer más. Normalmente, los afectados se dan cuenta: lo ven en Internet, se lo cuenta un amigo o un conocido... En el tiempo que pasa desde que se descubre la triquiñuela y se corrige, el "infractor" aún no ha tenido tiempo de obtener ningún beneficio económico.