Como se esperaba, las grandes cuentas del Estado, diseñadas por la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, recibieron el respaldo del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y de Coalición Canaria (CC), además del Partido Socialista (PSOE) que rechazaron las distintas enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos Popular, CiU y otros formaciones minoritarias.

Los PGE se seguirán su tramitación en el Congreso, que durante dos semanas más debatirá en ponencia y en pleno las enmiendas parciales, para pasar posteriormente al Senado.

Salgado, quien defendió los PGE en el Congreso, dijo que estas cuentas son las mejores posibles para que España supere la crisis económica.

'Son unos presupuestos que inician la senda de la consolidación fiscal y la senda de la recuperación (económica) y sienta las bases del nuevo modelo del crecimiento', dijo Salgado.

Las grandes cuentas del Estado para 2009 deben ser aprobadas antes del 31 de diciembre de este año por el Parlamente español. En el caso hipotética de que no lograran el apoyo parlamentario, lo que este año no se contempla, la ley prevé la automática prórroga de los PGE del año anterior.