BAA, propiedad de Grupo Ferrovial, puso en venta el aeropuerto en septiembre de 2008, antes de que la Comisión de la Competencia le obligara a desprenderse de una serie de aeropuertos, incluyendo Gatwick.

Las acciones del grupo de infraestructuras se veían fuertemente castigadas en Bolsa, y a las 1527 hora local caían un 4,73 por ciento a 32,2 euros.

'Es un precio aceptable de venta. El mercado parece que está valorando el resto de aeropuertos con el mismo descuento sobre el RAB', dijo un analista que pidió el anonimato.

Los analistas consideran que precio de la operación supone un descuento del 16 por ciento frente al RAB del aeropuerto de 1.570 millones de libras, teniendo en cuenta los gastos asociados a la operación.

El consorcio, liderado por GIP, fue creado por Credit Suisse y General Electric, y era considerado el principal candidato para lograr la compra. Una oferta suya por Gatwick ya había sido rechazada por BAA, según informaron fuentes conocedoras de la operación a Reuters en mayo.

La operación se ha anunciado sólo un día después de que el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, afirmase que la operación podría demorarse semanas.

'El mercado ha considerado que el precio no es del todo bueno, y están cumpliendo la ley de 'compra con el rumor, vende con la noticia'. Ya estaba bastante descontado, aunque la noticia de fondo es buena', dijo Emilio Rotondo, analista de BNP Fortis.

La venta se produce mientras BAA presenta su recurso contra la decisión de la Comisión de la Competencia de obligarle a vender también el aeropuerto de Stansted además de un aeródromo en Escocia.

'El impacto es de neutral a positivo. El mercado había estado ajustando las expectativas de precio después de los comentarios de Ferrovial de que el precio de venta de Gatwick sería cercano al RAB', dijo BPI en una nota a clientes.

PRESIONADOS POR LA DEUDA Y COMPETENCIA

La desinversión en Gatwick comenzó hace más de 12 meses, cuando ante su elevada deuda y la perspectiva de verse obligado a vender Stansted, BAA decidió sacar a la venta su aeropuerto londinense para que no coincidiesen al mismo tiempo dos de sus aeropuertos más importantes en el mercado, dijo una fuente cercana a la sociedad.

La fuente añadió que también quiso reaccionar así ante la negativa opinión pública sobre su dominio en los aeropuertos de Londres.

'Me sorprendería si Stansted no es propiedad de un tercero antes de final del año que viene', dijo una fuente que se vio envuelta en el proceso de venta de Gatwick.

La apalancada BAA, con una deuda neta de 9.700 millones de libras a junio, dijo que usaría los ingresos de la venta para repagar parte de su deuda.

Lo que más presiona a BAA es el vencimiento de 1.000 millones de libras en marzo de 2010. El gestor de aeropuertos podría afrontar el pago sin vender Gatwick, pero analistas de Fitch Ratings han dicho que necesita los fondos para pagar un segundo vencimiento de deuda por el mismo importe que se producirá en marzo de 2011.

BAA, asesorada por HSBC y Royal Bank of Scotland, dijo que 55 millones de libras del precio de venta estaban condicionados al tráfico futuro del aeródromo y a la estructura de capital de GIP.